Archivo de la etiqueta: medio ambiente

INSMET; Instituto Nacional de Meteorología, relevo generacional y gestión de la ciencia y la tecnología

Cada vez que pienso en el tema de la continuidad histórica, tantas veces citado y debatido, viene a mi mente esta institución: Instituto Nacional de Meteorología de Cuba, el INSMET. En más de una ocasión me he propuesto escribir sobre su efectivo y ejemplar desempeño, pero por una razón u otra, se queda para después. Pero ante cada nuevo evento hidrometeorológico, se activa nuevamente mi deuda. Ahora no quedará para después.

Como la continuidad es un tema muy amplio, me centraré en lo relativo al relevo generacional y a la gestión de la Ciencia y la Tecnología. Sé que hay otros importantes vectores en tan complejo sistema.

Si en algo no soy atinado o preciso, ya algunos de ustedes se encargaran de rectificarme.

En Octubre de 1965 y por resolución del Ministro de las FAR, el Observatorio Nacional perteneciente a la Marina de Guerra Revolucionaria pasó a la Academia de Ciencias de Cuba. Poco después el doctor Antonio Núñez Jiménez, presidente de la ACC, dictó la resolución correspondiente mediante la cual surgió el Instituto de Meteorología (INSMET), y se nombró al doctor Mario Rodríguez Ramírez director.

Una de las primeras tareas asumidas por este eminente científico cubano fue la creación de la Escuela de Meteorología, forja de las primeras generaciones de especialistas graduados en el país.

Es justo decir que el INSMET, no se dedica solamente a la predicción meteorológica y climática, especialmente de los fenómenos que constituyen un peligro para la vida humana, los bienes materiales y la economía nacional.

EL INSMET también se dedica a investigar y trabajar entre otras especialidades, para lo que cuenta con los siguientes Centros: Clima; Pronósticos; Física de la Atmósfera; Química de la Atmósfera; Instrumentos y Métodos de Observación; Radares; Informática y Comunicaciones; Meteorología Agrícola y Meteorología Marina.

Los habituales partes diarios sobre el estado del tiempo; y la ingente labor en la temporada de ciclones tropicales, propician una marcada visibilidad. Y si nos amenaza algunos de estos, el protagonismo se eleva y a todos nos interesa saber lo que se pronostica.

Lo más cotidiano es pronosticar el tiempo a corto plazo, pero lo de mayor relevancia es pronosticar la evolución de los eventos hidrometeorológicos, su trayectoria, la intensidad de los vientos y las lluvias, la penetración del mar en zonas costeras, etc.

El Centro de Pronóstico Meteorológico del INSMET, perteneciente a la Agencia de Medio Ambiente adscripta al CITMA, hace un uso intensivo de la Ciencia y la Tecnología, y su desempeño dependerá en primer orden de la competencia de sus investigadores, especialistas y técnicos. Es obvio que la logística asociada es indispensable.

Cuando estaba en tercer año de mi carrera (1969) en la entonces Escuela de Matemática de la Universidad de La Habana, tomé conciencia de la importancia de la Matemática en la Meteorología. Admiré a compañeros de estudios, que se dedicaron a trabajar en varios de los problemas científicos de la meteorología, que necesitaban de la estadística descriptiva y de la inferencial, y de la elaboración de modelos matemáticos que contribuyeran a la predicción de la evolución de fenómenos hidrometeorológicos, de tanta importancia en la vida de las personas y de los recursos tangibles e intangibles del país.

Entonces, el desarrollo de la computación y las telecomunicaciones eran incipientes.

Luego en mi vida profesional como dirigente en el campo de los Sistemas Automatizados y las Técnicas de Computación, viajando por todo el país, conocí de las investigaciones y los desarrollos en varias provincias, y en especial me impresionó un grupo de licenciados y de ingenieros camagüeyanos de muy alto nivel que trabajaban en el campo de la meteorología en colaboración con expertos de la entonces URSS.

En esas investigaciones, la Matemática, la Física, la Computación y las Telecomunicaciones entraron en sinergia.

Lo ciclones tropicales forman parte de la historia de Cuba, es casi imposible encontrar a un cubano, que no se haya relacionado con una tormenta tropical, un ciclón o un huracán.

A diferencia de una epidemia sanitaria, en un ciclón se pueden hacer pronósticos basado en la observación o la medición de variables físicas. En este caso el comportamiento humano es clave para prevenir y mitigar los daños, pero no para originar cambios significativos en las características del fenómeno y su evolución.

Como sucede en otras muchas disciplinas científicas involucradas en fenómenos de impacto social, se visibiliza a quienes comunican resultados o pronósticos, y muchas veces quedan sin divulgar a los que estando en la retaguardia, juegan un rol de suma importancia.

El meteorólogo que informa el estado del tiempo diario, o la evolución de un ciclón, es quien le da cara y comparte conocimientos con el televidente, radioyente o al cibernavegante.

En nuestro país existe una Escuela de Meteorología; se observa una colaboración maravillosa entre los veteranos sabios por viejos y por sabios, con los jóvenes impetuosos y curiosos, con infinito afán por aprender. No se trata de una lucha generacional. El joven científico ha de aprovechar al máximo la sabiduría y la experiencia del científico consagrado. El científico consagrado ha de sentirse feliz, cuando uno de sus discípulos lo supera.

Si hacemos una retrospectiva basados en los meteorólogos que aparecen en la pequeña pantalla, que llega a casi todo los hogares cubanos, podemos observar cómo se va evidenciando un relevo generacional consistente y armonioso.

Recordemos el debut, hace algunos años de Yinelys Bermúdez o de Ailyn Justiz, con el lógico nerviosismo frente a la televisión en vivo, y vemos ahora con la la maestría con la que se desenvuelven en forma y contenido.

Cuando el Dr. C. José Rubiera, en una ocasión ciclónica no pudo estar para liderar el trabajo, ahí estuvieron los ya consagrados Miguel Angel y Miriam Teresita, pero también se destacó un joven valor: Elier Pila.

Cómo olvidar a dos de los que ya no están entre nosotros: Armando Lima-con sus expresiones populares “con mucho afecto los saludo”, y “les deseo lo mejor”-; y Gisell Aguilar, con su tenacidad y estoicismo en momentos duros de su salud quebrantada.

Pero como ya dije se trata de un sistema y de la participación de otros científicos, tecnólogos, técnicos y obreros.

Viendo ayer en la TV el reportaje de Lisandra Sexto, en el Centro de Pronóstico, le vimos el rostro a un joven profesional que detrás de las cámaras hace una labor indispensable en la recopilación, interpretación y exposición de información.

Los que trabajan en la Estaciones y los Radares que cubren todo el país, son también héroes, muchas veces anónimos.

En una visita de trabajo hace 10 años, a la Isla de la Juventud, tuve el honor de conocer a un trabajador del Radar de esa localidad, llamado Juan Carlos, al que le apodaban “el cazador de huracanes”. Los equipos y los programas de computadora lo ayudaban bastante, pero aquel cazador era capaz de hacer interpretaciones tan creativas que se podía pensar que era propietario de la llamada Inteligencia Artificial, que entonces no tenía el auge que ahora tiene.

Es un acto de justicia mencionar el papel de Fidel, en la remodelación y el apoyo logístico del Centro de Pronóstico, cuando supo de su obsolescencia tecnológica, y algunas carencias materiales. El Dr. C. Rubiera supo aprovechar la oportunidad de los intercambio con Fidel, pero no hubiera sido suficiente la modernización tecnológica, la automatización de los Radares, la compra o desarrollo nacional de software especializado, si no se hubiera invertido en la formación técnica y universitaria, en la formación profesional y académica de posgrado.

En este relevo generacional y gestión efectiva científico-tecnológica; no se puede obviar los valores morales y éticos que están presentes en los trabajadores del INSMET.

Estoy seguro que la inmensa mayoría de los cubanos, nos sentimos orgullosos y confiados por la profesionalidad, la consagración y la superación constante de los trabajadores del Centro de Pronóstico que dirige la Dra. C, Miriam Teresita Llanes, de los de los demás Centros y de la Dirección General del INSMET.
Hemos sido testigos de las certeras intervenciones del Dr. C. Celso Pazos Alberdi, Director General del INSMET en diferentes programas televisivos. Para él nuestro reconocimiento y deseo de éxitos, en unión de los trabajadores de todo el país.

Tomado de Cubadebate

CIGB, uno de los proyectos descomunales de Fidel (+ Fotos y Video)

Que en 1976, en California, Estados Unidos, se creara la primera empresa biotecnológica en el mundo, la Genetic Engineering Tech, Inc. (Genentech, Inc.), seguramente no sorprendió. Pero que en 1981, Cuba emprendiera el desarrollo de la industria de la biotecnología, cuando no había similares en la región, ni siquiera en Europa, sí fue noticia.

En su capacidad visionaria, Fidel sabía que el futuro de Cuba tenía que ser, necesariamente, de hombres de ciencia. Lo expresó en 1960, cuando un 25 por ciento de la población cubana era analfabeta y otro tanto de personas funcionaban como tal, aunque sabían leer y escribir. Vino entonces la Campaña de Alfabetización, la construcción de escuelas y centros asistenciales de salud, la preparación de los científicos.

Un acontecimiento importante en la historia de la biotecnología cubana fue la creación el 1ro de julio de 1965 del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), conocido como el padre de las ciencias en la Mayor de las Antillas. Le sucederían otros igual de respetables, entre ellos, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

En la gesta del CIGB: estadounidenses, finlandeses y mucho Fidel
George Thomas Leland, un congresista norteamericano de Texas, venía a Cuba con cierta frecuencia, dada su vocación social. En una ocasión Fidel le habla de su preocupación con el tema del cáncer. George le comenta sobre el uso del interferón en instituciones médicas ubicadas en su estado y más adelante trae a la Isla, a Randolph Lee Clark, uno de los oncólogos más destacados de la época y estudioso de la novedosa terapia.

En noviembre de 1980, Fidel conoce personalmente a Clark.

En el acto de inauguración del CIGB, el primero de julio de 1986, Fidel rememoró el encuentro.

“(…) fue la primera vez que él me habló de las investigaciones que estaban haciendo con el interferón. Pidió que le enviáramos un médico, para que conociera las investigaciones que se hacían. Yo por precaución envié dos, porque en el Derecho, lo que abunda no daña. Y allí los recibió el doctor Clark y les explicó todas las investigaciones que estaban haciendo. Los compañeros regresaron muy entusiasmados.

Gracias a la visita hicieron contacto con el centro que estaba produciendo interferón en Finlandia. Gracias a esa visita se hizo contacto con otra persona, que fue el doctor  Kary Cantell, de Finlandia (…) le dijimos que queríamos conocer las técnicas de producción del interferón, y también invitó que enviáramos dos investigadores. Y siguiendo el mismo principio, le enviamos seis (RISAS).

Los recibió a los seis, estaba encantado porque vio que los compañeros fueron con mucho interés. En menos de dos semanas, le enseñaron los principios esenciales de la técnica”.

A menos de seis meses de aquel encuentro, en una casa de apenas unos 180 metros cuadrados, exactamente en la número 149, del reparto Atabey, en La Habana; los científicos que habían recibido entrenamiento en Texas (Manuel Limonta y Victoria Ramírez) y en Helsinki (Manuel Limonta, Victoria Ramírez, Ángel Aguilera, Eduardo Pentón, Silvio Barcelona y Pedro López), junto a una colaboradora de Cantell; produjeron un interferón a partir de glóbulos blancos en menos de 45 días, el primero que se desarrolló en el país, el 28 de mayo de 1981.

Un mes después ocurre un brote de dengue hemorrágico en la Isla, y precisamente los primeros lotes del novedoso medicamento se destinaron a los pacientes contagiados con dengue. En jornadas posteriores el interferón se utilizaría como terapia para combatir una epidemia de conjuntivitis, también hemorrágica. En ambos casos los resultados fueron muy favorables.

Con la finalidad principal de producir el interferón, -que abría nuevas perspectivas en el tratamiento de diversas enfermedades, incluido algunos tipos de cáncer-, el 20 de enero de 1982, Fidel funda el primer centro biotecnológico en el país, el Centro de Investigaciones Biológicas, germen del actual CIGB, pues en él se formó gran parte de los primeros profesionales que trabajarían en el gran complejo investigativo-productivo.

“Y después, más a adelante, a consecuencia de todo este proceso, surge la idea de este Centro. Tampoco fue absolutamente casual, estimulado por los resultados obtenidos en el Centro de investigaciones Biológicas, surgió la idea de hacer un esfuerzo mayor. Y en esto contribuyó mucho una idea de la ONUDI, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial. Ellos tenían el proyecto de hacer un Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

A nosotros llegó la noticia de la idea de hacer este Centro. Naturalmente, aspirábamos de ser posible que nos asignaran ese Centro. En vista de aquella situación y de la diversidad de aspiraciones, y para no entrar en conflicto con nadie, es que decidimos renunciar a aquel Centro y desarrollar el Centro por nuestra cuenta, cuando apenas han pasado cinco años y medio de la conversación con el doctor Clark, que hayamos podido inaugurar este Centro…”

El CIGB y el despunte impetuoso de la ciencia cubana

Pese al bloqueo económico con el que desde 1961 Estados Unidos hostigaba a Cuba y los indicios de un posible desplome del campo socialista, el gobierno revolucionario invirtió numerosos recursos materiales y humanos para la creación del CIGB. En el  acto de apertura de la nueva institución, dijo Fidel: “El centro es grande, pero yo espero que sean grandes también los resultados científicos que se obtengan”.

Desde el principio, el Comandante apostó por la ciencia y cuando llegó el duro período, el Especial, mantuvo el criterio de que la supervivencia de la Revolución y el socialismo, y la preservación de la independencia, dependían fundamentalmente de la ciencia y la técnica.

Cuando los enemigos y escépticos de la Cuba socialista en el nuevo mundo capitalista, celebraban de antemano la asfixia del pueblo cubano, Fidel hizo lo que nadie imaginó: crear más centros científicos, entre ellos, los centros biotecnológicos de Camagüey (1989) y Sancti Spíritus (1990), y el Centro de Inmunología Molecular (1994).

Probablemente, muchos lo dieron por loco, pero por “esa facultad de vislumbrar la evolución de un hecho hasta sus consecuencias remotas”, afirmó en 1993 con absoluta convicción:

“La ciencia y las producciones de la ciencia, deben ocupar algún día el primer lugar de la economía nacional, que partiendo de los escasos recursos, sobre todo de los recursos energéticos que tenemos en nuestro país, tenemos que desarrollar las producciones de la inteligencia, y ese es nuestro lugar en el mundo, no habrá otro (…)”.
Igualmente, al inaugurar el Centro de Inmunología Mo­lecular el 5 de diciembre de 1994, el líder enfatizó:

“Es un orgullo en pleno Periodo Especial inaugurar este Centro que no es un lujo, es una promesa de salud para nuestro pueblo y es una promesa de ingresos para nuestra economía”.
Confiaba en la ciencia y en los científicos cubanos. En su apretada agenda de trabajo, hacía un tiempo para ocuparse de este sector y sus hacedores. Seguía los avances relacionados con dicha especialidad en el mundo, intercambiaba con los investigadores, preguntaba hasta el más mínimo detalle de cualquier estudio, les sugería ideas, los desafiaba a desarrollar proyectos colosales.

Bendita “locura”
Quienes pensaron que Fidel se había vuelto “loco”, al apostar por la industria médico-biotecnológica en momentos en que esta última disciplina apenas comenzaba a surgir en los países más industrializados, recibieron la primera bofetada de realidad el 28 de mayo de 1981, con la producción del primer interferón en Cuba.

A ese logro, la comunidad científica de la Isla sumaría muchos otros que contribuirían al mejoramiento de la salud de las personas, al fomento de planes agropecuarios, de la veterinaria y del medio ambiente. Numerosas alegrías regalarían los investigadores del CIGB al Comandante, al pueblo de Cuba y también al mundo.

Entre las creaciones prominentes del Centro está el Heberprot-P, promotor de la cicatrización de las úlceras del pie diabético, de eficacia no vista antes y con el cual se han beneficiado más de 250 mil pacientes en diversas latitudes, según datos publicados recientemente por la Agencia Cubana de Noticias.

También fármacos como la estreptoquinasa recombinante cubana, que contribuye a restablecer el flujo sanguíneo en pacientes con infarto del miocardio y previene la necrosis isquémica del corazón. Su uso se generalizó en 1993 y salva de 200 a 400 vidas cada año.

De igual modo, la vacuna contra la infección por el virus de la hepatitis B, capaz de reducir la evolución de dicha patología a los estados agudos y crónicos, la cirrosis hepática y el hepatocarcinoma primario. Gracias a su aplicación masiva, desde 1999, nuestro país no reporta casos de he­patitis B aguda en niños por debajo de cinco años; condición que a partir del 2006 también se extendió a los menores de 15.

Porque está destinado a la salud de nuestros infantes, no puede faltar la referencia a la vacuna pen­tavalente líquida (Heberpenta), contra la difteria, el tétano, la tosferina, la he­patitis B y la Haemophilus influenzae tipo B. Desde el 2009, parte del programa de vacunación infantil del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

El equipo de científicos del CIGB destaca además por proyectos como el CIGB-500, medicamento con un significativo efecto cardioprotector; el CIGB-300, péptido antitumoral con buenos resultados a nivel de laboratorio y clínicos; y el Heber­ferón, una combinación del interferón-alfa 2b y gamma recombinante, para tratar enfermedades oncológicas, además de constituir una terapia alternativa de procederes quirúrgicos o no; actualmente incluido en el protocolo de tratamiento de la Covid-19.

Los inmunizantes contra la meningitis B y C, y los métodos para el diagnóstico de VIH, Síndrome de Down, dengue, embarazo, cáncer y defectos del tubo neural resultan otras conquistas de este colectivo. Del mismo modo, el producto ecológico HerberNem, destinado al control de plagas en varios cultivos, y el Acuabio 1, estimulador del crecimiento y el sistema inmune en organismos marinos.

Hoy 1ro de julio, el CIGB llega a su aniversario 35, exhibiendo una de sus creaciones más promisoria: Abdala, candidato vacunal contra la Covid-19, que se prevé sea validado como vacuna, pues posee una eficacia del 92,28 por ciento, de acuerdo con exámenes del ente avalador de la calidad y seguridad del producto.

“Es un regalo que le debíamos al Comandante en Jefe Fidel Castro, dijo ante la prensa nacional la directora de la institución, Marta Ayala, al evocar en primera instancia la figura del fundador del CIGB, un visionario y soñador que desde fines de los 70 y con más fuerza en los años 80 impulsó la formación científica y el trabajo investigativo de la pujante rama por vía de la creación de interferones, hasta ese momento solo al alcance de países desarrollados”.

Y es que con la creación del CIGB, sumaba el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, otro plan descomunal a su hoja de vida. Un proyecto colosal como él mismo, con el que se ha beneficiado, no solo el pueblo cubano, sino millones y millones de personas en todo el orbe. Beneficios por los que debemos eterno agradecimiento a los profesionales del Centro y al Comandante, principal artífice del gran complejo investigativo-productivo.

Quizás el Gabo tuvo en cuenta este detalle de Fidel, cuando de él dijo: “No hay un proyecto colosal o milimétrico, en el que no se empeñe con una pasión encarnizada (…) Esa facultad de vislumbrar la evolución de un hecho hasta sus consecuencias remotas (…) Este es el Fidel Castro que creo conocer: un hombre de ilusiones insaciable, incapaz de concebir ninguna idea que no sea descomunal (…) Sueña con que sus científicos encuentren la medicina final contra el cáncer”.

Tomado de Cubadebate

Centro Universitario contribuye a preservar el medio ambiente

El Centro Universitario de Contramaestre (CUM) presta especial atención a la protección del medio ambiente, del que forman parte todos los seres vivos, por eso se desarrollan allí varias investigaciones científicas encaminadas a resolver situaciones que lo afectan.

La subdirectora de Investigación y Posgrado de esta institución ofrece detalles de cuánto hacen a favor de la preservación del ecosistema.

Escuchar audio

Empresa de Café Rolando Ayud se destaca en la protección del Medio Ambiente

La Empresa de Café Rolando Ayud de Contramaestre es líder en el territorio en cuanto a protección y buenas prácticas medioambientales, así lo confirma la reciente obtención de la Licencia ambiental que avala el trabajo realizado con este fin.

En el Día Mundial del Medio Ambiente, reconocemos el quehacer de esta importante entidad a favor de los suelos y otros recursos naturales.

Escuchar audio

 

Innovación, eje principal de la ciencia en las empresas cubanas de alta tecnología

La innovación es uno de los componentes esenciales del desarrollo de la ciencia en Cuba y las empresas de alta tecnología constituyen hoy un ejemplo de ello.

Estas entidades tienen un carácter estratégico para el país por su alto impacto en la economía y la sociedad.

El viceministro del Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) José Fidel Santana explicó que estas trabajan basadas ‘en el eje de la ciencia, tecnología e innovación’.

Cualquier empresa puede transitar hacia esa condición siempre que cumpla una serie de requisitos y, uno de los principales, es lograr el ciclo completo que va desde la innovación a la comercialización, señaló.

Se trata de desarrollar la ciencia aplicada con resultados tangibles para la economía, y parte de las ganancias deberán ser empleadas en la investigación, dijo Santana.

‘No se trata de hacer ciencia por hacerla, hay que tener logros’, recalcó el vicetitular.

El Centro de Investigaciones de Genética y Biotecnología (CIGB) es uno de los ejemplos de empresa de alta tecnología, comentó Santana, quien precisó que existen otras cuatro entidades con esa condición en la mayor de las Antillas.

Gerardo Guillén, director del CIGB, explicó en el programa radiotelevisado Mesa Redonda que el trabajo del ente avala la condición antes mencionada, y prueba de ello, es que el 25 por ciento de sus productos son exportados.

Fuerza vinculada a la alta tecnología

De los mil 445 trabajadores, casi 400 están vinculados a la investigación, y el 56 por ciento posee categoría científica y tecnológica.

En tal sentido, precisó que el 47 por ciento ostenta grado científico, como máster y doctores.

Actualmente, el CIGB cuenta con mil 300 patentes, 81 de ellas en inversión y 71 en fase internacional, puntualizó el experto.

Las patentes de los productos del CIGB -destacó Guillén- tienen presencia en Estados Unidos, Japón, y países de Europa, América Latina y Asia.

Tamara Lobaina, directora del Centro Nacional de Biopreparado, explicó que la empresa cierra el ciclo de investigación, desarrollo, producción y comercialización de medios de cultivos para la microbiología como el Cromocen, Hemocen y un medio de transportación de virus.

También, cuenta con medios de cultivos para la biotecnología vegetal como el Vitrocen, el Antianémico Trofin, el inmunomodulador Biomodulina T, y productos para el diagnóstico y la inmunoterapia Valergen, mencionó la especialista.

(Tomado de RHC)

Gaceta Oficial publica resoluciones del Ministerio de Justicia que implementan la Tarea Ordenamiento (+PDF)

La Gaceta Oficial de la República de Cuba, en su edición número 78 extraordinaria del año 2020, publicó las resoluciones del Ministerio de Justicia que implementan la Tarea Ordenamiento. En la misma se establecen las tarifas máximas para los servicios jurídicos que prestan las entidades autorizadas para ello.

En este número:

Aduana General de la República

– Resolución 326/2020 “Requisitos para la aplicación de las tarifas máximas de los servicios técnico-productivos en pesos cubanos que presta la Aduana General de la República” (GOC-2020-899-EX78)
– Resolución 327/2020 (GOC-2020-900-EX78)
– Resolución 328/2020 (GOC-2020-901-EX78)
– Resolución 329/2020 (GOC-2020-902-EX78)

Ministerio de la Agricultura
– Resolución 571/2020 (GOC-2020-903-EX78)

Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente
– Resolución 344/2020 (GOC-2020-904-EX78)
– Resolución 345/2020 (GOC-2020-905-EX78)

Ministerio del Comercio Interior
– Resolución 159/2020 “Reglamento del Registro Central Comercial” (GOC-2020-906-EX78)
– Resolución 160/2020 (GOC-2020-907-EX78)
– Resolución 161/2020 (GOC-2020-908-EX78)
– Resolución 162/2020 (GOC-2020-909-EX78)
– Resolución 163/2020 (GOC-2020-910-EX78)

Ministerio de Comunicaciones
– Resolución 129/2020 COPIA CORREGIDA (GOC-2020-911-EX78)

Ministerio de la Construcción
– Resolución 276/2020 (GOC-2020-912-EX78)

Ministerio de Educación
– Resolución 182/2020 (GOC-2020-913-EX78)
– Resolución 183/2020 (GOC-2020-914-EX78)

Ministerio de la Industria Alimentaria
– Resolución 128/2020 (GOC-2020-915-EX78)
– Resolución 129/2020 (GOC-2020-916-EX78)
– Resolución 130/2020 (GOC-2020-917-EX78)
– Resolución 131/2020 (GOC-2020-918-EX78)
– Resolución 132/2020 (GOC-2020-919-EX78)

Ministerio de Educación Superior
– Resolución 108/2020 “Reglamento sobre el otorgamiento del estipendio, Préstamos, Pago como Alumno Ayudante y Práctica Laboral a los Estudiantes del curso diurno de la Educación Superior” (GOC-2020-920-EX78)

Descargue Gaceta Oficial Extraordinaria No. 78 (PDF)

Tomado de Cubadebate.

Fuerzas Armadas Revolucionarias legado del Yate Granma

Fue el desembarco del Yate Granma el hecho que marcó la pauta para lo que sería el Ejército Rebelde, guerrilla que se convertiría luego del Triunfo del Primero de Enero, en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Hombres y mujeres militares que tienen como objetivo garantizar un equipamiento y preparación que responde no solo al cumplimiento de sus misiones combativas sino también al empleo de sus integrantes en el desarrollo económico del país y a la protección del medio ambiente.

Este 2 de diciembre se conmemora el aniversario 59 de la constitución de las gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Continuar el legado de Martí y Fidel, es la razón que inspira a estos soldados a mantener la Patria viva con total soberanía e independencia.

La defensa de la nación es la prioridad de las gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias que, junto a todo un pueblo, han sabido mantener lo construido en la nación en estas seis décadas de historia.

Hombres y mujeres de verde olivo que han respondido a su país en cada etapa revolucionaria, cumpliendo así con el deber y cualquier llamado de nuestra Revolución.

Soldados que como argumentara el presidente de la República de Cuba Miguel Díaz Bermúdez en el aniversario 63 del yate Granma (…) en cada hombre del Granma desembarcó una semilla, quedó en tierra fértil y cuando aquel faltó, segada la vida por el plomo, retoñó en el ideal de la victoria que triunfó sobre la desesperanza.

Artículo relacionado

El yate Granma trajo la libertad a Cuba

Desarrollo integral y sostenible en montañas de Contramaestre

Los asentamientos poblacionales en tres distritos de las zonas del plan Turquino de Contramaestre proyectan un desarrollo integral, sostenible a favor de la biodiversidad de las montañas.

La protección de los bosques y su reforestación, la conservación de los suelos y las aguas todo en armonía con demás elementos del medio ambiente conducen al empleo de prácticas agroecológicas que posibiliten incrementar las producciones de alimentos, y lograr la sostenibilidad que contribuya a mejorar y mantener las condiciones ideales de la población que reside en las serranías.

En la localidad montañosa de Los Negros, la empresa procesadora de Café Rolando Ayud Elías dispone de una despulpadora ecológica para el beneficio húmedo del grano que permite controlar cualquier fuente contaminante al medio ambiente.

Política gubernamental sobre desarrollo sostenible

Es política gubernamental en el 20 por ciento del territorio que ocupan las zonas montañosas en la geografía del municipio Contramaestre, la prohibición de la caza y tala furtiva pues implica un alto costo para la diversidad en nuestras serranías.

Se prevé incrementar la fuentes de empleo, disponer de diversos servicios a los montañeses, disponer de instituciones educacionales y de la salud permiten mejorar las condiciones de vida a quienes residen en las serranías.

Vivir en las montañas en cualquier sitio de la geografía cubana conduce a establecer prácticas culturales y tradiciones que mantienen la biodiversidad durante generaciones.

Pioneros recuerdan al luchador Camilo Cienfuegos

A ese cuyo rostro es imagen de pueblo, al hombre del sombrero alón, al de la sonrisa amplia y sincera, a Camilo Cienfuegos Gorriarán recordarán los pioneros en este mes de febrero.

A quien acompañó a Fidel en la guerra de liberación nacional, al joven de solo 27 años que libró la batalla de Yaguajay, al muchacho jaranero, al guerrillero que esperó al Comandante en Jefe a la entrada de la Caravana de la Libertad en la ciudad de la Habana el 8 de enero, al que siempre estuvo a la Vanguardia, pioneros y jóvenes de Contramaestre rendirán merecido homenaje en ocasión de cumplirse su cumpleaños 88 este 6 de febrero.

Es por eso que en las 107 escuelas del territorio que agrupan pioneros se desarrollarán matutinos especiales, exposiciones fotográficas y de libros, encuentros de conocimientos, deportivos y recreativos. También se incluyen acampadas y caminatas, entre ellas la que prevén desarrollar los estudiantes de la Escuela Secundaria Rodolfo Rodríguez, además de limpieza y embellecimiento de tarjas y sitios históricos ubicados en los alrededores de los centros escolares.

Por su parte, apuntó Yaquelín Domínguez Tamayo, presidenta municipal de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) y los integrantes del Movimiento de Pioneros Exploradores realizarán actividades donde demostrarán sus habilidades para estar en contacto con la naturaleza y el cuidado al medio ambiente tal como lo hiciera desde la sierra y el llano el jefe de la Columna 2 Antonio Maceo, el jovencito corajudo y alegre que fue Camilo Cienfuegos.

Agroforestales tras la protección de los bosques

El 2019 ha sido un año de avance en la actividad agroforestal a favor de la protección de los bosques y del medio ambiente en Contramaestre, municipio suroriental de Cuba donde la agricultura es el renglón que sustenta la economía del territorio.

Las cinco fincas forestales existentes en este municipio están insertadas en la cuenca del río Cauto, el afluente más caudaloso de la Isla. En cada una de las áreas se siembran árboles frutales y policultivos para satisfacer la demanda local a lo que se suma el manejo y conservación de los suelos.

Tamara Rodríguez Suárez, directora de la Unidad Empresarial de Base Contramaestre, perteneciente a la empresa agroforestal Gran Piedra Baconao dijo que en el año que finaliza ha sido intensa la actividad silvícola en las 15 áreas de manejo forestal.

Su objetivo, realizar labores integradas con especies forestales y agrícolas promoviendo el uso racional del suelo y la producción ecológica sostenible.

Cifras que respaldan un accionar

En el 2019 en Contramaestre se reforestaron 114 hectáreas, se realizaron manejos silviculturales a más de 290 hectáreas, se desarrollaron acciones de protección contra incendios en 297 kilómetros y se produjeron 31.9 toneladas de carbón vegetal.

Durante el 2018, en Cuba se fomentaron nuevas áreas de bosques en 26 mil 165,8 hectáreas por los métodos de plantación y manejo de la regeneración natural; de ellas, el 69 por ciento con fines de protección y conservación, refiere el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC).

En esa etapa se pusieron en práctica medidas de protección contra incendios forestales en 41 mil 778, 1 kilómetros. En el 2019 estas actividades formaron parte de la labor diaria de los agroforestales del país con la mirada puesta en la Tarea Vida.

Dentro de las proyecciones hasta el 2030 los agroforestales cubanos y en particular de Contramaestre deberán intensionar la tecnificación de los procesos de la silvicultura; deberán reconocer a los árboles como un componente necesario en los sistemas agropecuarios por sus aportes a la dinámica de los agro-ecosistemas, la protección al suelo y los cultivos, el mejoramiento de las condiciones climáticas y su contribución a la alimentación.