Archivo de la etiqueta: escritor

Historiador de Contramaestre recibe Premio Provincial de Historia

La Filial de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba en Santiago de Cuba distinguirá la obra de toda la vida del historiador del municipio Contramaestre Andrés Núñez Lora con el premio provincial de historia Arturo Duque de Estrada. El destacado docente, investigador y escritor contramaestrense ha entregado más de cincuenta años de su vida a la noble tarea de rescatar, divulgar y defender la memoria histórica de su terruño y la nación cubana.

El Premio Provincial de Historia Arturo Duque de Estrada para este humilde contramaestrense, es un reconocimiento a tantos años de entrega a investigación y enseñanza de la historia.

Andrés no pierde un minuto y en cualquier esquina de Contramaestre ejerce el magisterio de la historia. Es algo que trae en la sangre, herencia de sus raíces mambisas.

Su formación como historiador también la debe a su padre.

Participante en cuanto evento local, provincial, nacional e internacional se convoca, el Grito de Baire ha sido una de sus pasiones.

Ahora que ha merecido el Premio Provincial de Historia en Santiago de Cuba, es que Andrés Núñez Lora repara en el camino andado hasta aquí…

Con ese carácter humilde y apasionado, Núñez Lora recibe el premio Arturo Duque de Estrada de la Filial de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba en la provincia de Santiago de Cuba. Y lo acepta haciendo lo que mejor sabe: mostrando a los jóvenes de Contramaestre de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Periodismo: una profesión para emerger las letras

¿ Cómo describir el camino de quienes escogimos el periodismo como profesión, de quienes elegimos la senda, los trillos que te llevan tierra adentro?

Tras los hechos siempre vamos para hacer emerger las letras; desde la evocación construimos los diversos géneros periodísticos, aunque se defiende la teoría que son tiempos de híbridos.

Se trabaja a sabiendas que para aprehender el exterior, es preciso tener un alma sensible y transparente, donde prevalezca la síntesis o palabra exacta para el texto oportuno.

La mente siempre debe estar alerta, ágil, inconfundible para que la verdad se abra paso y las razones convenzan. El arte del periodismo debe quedar impregnado en la piel para que las ideas siempre brillen y la dignidad nunca muera.

Hoy cuando las tendencias neofacistas asoman en la era de la Internet, el legado de Julius Fucik y su estremecedor reportaje: “Al pie de la horca”, avivan la senda.

Si para el encumbrado escritor y periodista su despedida no era un juego, sino la vida donde no había espectadores; él reconocía también que una nueva etapa comenzaba; de ahí que su frase previsora: “El talón se levanta. Hombre: os he amado. ¡ Estad alerta!

Y como en los tiempos actuales los títeres se mueven por detrás del telón para manipular las marionetas, le corresponde a la prensa cubana pelear por nuestro destino, siendo más creativos en la difusión de nuestras verdades.

Nos corresponde también aprender a emplear más y mejor las posibilidades de las tecnologías para inundar de realidades los infinitos espacios de la plataforma virtual donde reina la mentira.

Nos corresponde al gremio de la prensa cubana, mantener los reclamos de justicia, amor, de apego a la verdad, a la ética, al honor y al decoro.

Los hombres y mujeres identificados con el periodismo, seguimos haciendo Revolución recordando a Martí, fundador del periódico “Patria” cuando expresó: “El periodista debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público. La prensa debe ser coqueta para seducir, catedrático para explicar, filósofo para mejorar, pilluelo para penetrar, guerrero para combatir.

Rubén Martínez Villena, joven escritor, abogado y revolucionario

Tras un constante deterioro en su salud debido a la tuberculosis que padecía, el 16 de enero de 1934 muere, en plena juventud, Rubén Martínez Villena.

Tenía apenas 35 años pero con una vida y obra fecunda en la que nunca puso su enfermedad como limitante para continuar las luchas de la época en contra del régimen neocolonial que sumía a Cuba en la desigualdad y la injusticia.

Consciente de su estado de salud dirigió la huelga general que derrocó a Gerardo Machado en 1933 y ofreció el discurso que despidió las cenizas del líder estudiantil Julio Antonio Mella.

Villena es de obligada consulta para hablar del Partido Comunista de Cuba (PCC) pues tras la muerte de Mella él se convirtió en su líder aunque nunca apareció oficialmente porque consideraba que un intelectual no debía mostrarse como máximo dirigente partidista.

Y si de intelectualidad se trata, tiene el joven de Alquizar, la Habana, referencia especial debido a que su poética constituye encumbrada obra para la literatura cubana.

Ahí en versos con sentido político expresó también su quehacer revolucionario. De épocas y pensamientos dicen mucho sus poemas El Gigante, Canción del sainete póstumo, Mensaje Lírico Civil o La Pupila Insomne.

Sin ser partidario de la lucha armada Rubén Martínez Villena lideró huelgas y protestas, entre ellas la épica Protesta de los Trece en la cual se rebelaba contra la compra del Convento de Santa Clara por el gobierno de turno de Alfredo Zayas y en la que le acompañaron jóvenes intelectuales como Jorge Mañach, Juan Marinello, José Antonio Fernández de Castro, entre otros.

Aquel que amó la poesía tanto como a la causa revolucionaria y a su carrera de abogado, dirigió desde su lecho de enfermo las reuniones del Partido y ayudó a organizar el IV Congreso Nacional Obrero de Unidad Sindical, durante cuyas sesiones pereció.

En el salón de actos del actual Centro Cultural Palacio de los Torcedores velaron los restos mortales de Villena. Cuentan quienes vivieron la etapa que allí acudieron miles de trabajadores para rendirle tributo póstumo, entre ellos, los delegados al Congreso Obrero.

Aquel joven que pidió una carga para matar bribones no pudo ver acabada la obra de la Revolución, no obstante, se convirtió en paradigma de lucha tenaz y firme y ejemplo a seguir hasta hoy, pues su obra no se olvida aún cuando han pasado 87 años de su muerte.

 

 

 

Mella, demasiada obra en tan poca edad

La noche del 10 de enero de 1929 dos balas quebraron uno de los ideales más extraordinarios de los años 20 cubanos. En la avenida Morelos, justo en la calle Abraham González, en Ciudad México, la traición pagada por Gerardo Machado, le arrebató la vida a Mella, joven de solo 25 años, enamorado de las Revoluciones y de Tina Modotti.

A ella, italiana y fotógrafa, residente en México, le acusaron de crimen pasional. Hacía solo 4 meses que romanceaban y ya la historia de amor era como él mismo escribió, algo definitivo. Compartían los mismos principios comunistas y a ella había confesado sus pasiones y desvelos.

Aquel muchacho temperamental, buen orador, con un carácter que arrastraba muchedumbres, de cuerpo atlético, con carnosos labios y ojos oscuros, el “tigre” para las jovencitas de la Universidad de la Habana, hizo sucumbir en la pasión a una Tina, siete años mayor que él.

Quizás le contara que fue hijo ilegítimo de un sastre dominicano que no lo inscribió. Su madre inglesa le dio sus apellidos por lo que su nombre de inscripción fue Nicanor Mac Portland Diez, luego Julio Antonio Mella.

Abogado, buen escritor, periodista, fundador de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), de la Revista Alma Mater, del primer Partido Comunista de Cuba. Militó en el Partido Comunista de México y en el de Venezuela y participó en la Fundación del Comité “Manos fuera de Nicaragua”. Demasiada obra para tan poca edad evidenciaron la claridad de sus intenciones y su espíritu inconforme con el entorno del continente.

Mella, rescató al Apóstol José Martí y trajo a Lenin al contexto universitario. Viajó a Estados Unidos, Bélgica, Moscú y otros países, en claras pretensiones de borrar dominios imperiales. Luego de agravarse la situación política en Cuba con el dictador Gerardo Machado manifestó con hechos la posibilidad real de una lucha armada para eliminar al tirano.

El joven veintiañero más lúcido de aquella época logró armamentos y embarcación para una expedición a Cuba y para ello envió un contacto suyo a reunirse con Rubén Martínez Villena y el nacionalista Carlos Mendieta. Los planes se le confiaron a soplones de Gerardo Machado, quien al conocerlos acuñó que Mella debía morir.

De entre los mismos falsos revolucionarios se puso la trampa para asesinar vilmente al talentoso joven de verbo y acción. Cuenta Tina Modotti que dos fueron las sombras que se abocaron sobre Julio Antonio Mella a acribillarlo, pero solo uno tuvo el valor de dispararle.

La mañana del 11 de enero, las heridas de balas lograron vencer su cuerpo, dejándolo inerte en los brazos de su amada. “Muero por la Revolución”, serían sus últimas palabras. Pero es por la Revolución que aún cuando han pasado 92 años de aquella trágica noche, Julio Antonio Mella sigue estando vivo y constituye un paradigma de joven cubano, ese que hizo más en menos tiempo.

Sociedad Cultural honra al escritor Orlando Concepción

La peña Cañón Don Pepe de la Sociedad Cultural José Martí, realizó su edición 49 en el patio de la Casa Memorial Orlando Pantoja Tamayo, y fue dedicada al aniversario 10 de la partida física del escritor Orlando Concepción Pérez.

La ocasión sirvió de pretexto para conversar sobre los libros publicados por el poeta, donde sobresalen La fuerza del hombre, Dos cuentos, El dinosaurio azul, Velamen, El horno de la ira y Poesía Cósmica.

Como plato fuerte de la peña Cañón Don Pepe, los participantes escucharon el testimonio de Martha Cardoso Milanés, vecina suya en América, lugar donde nació Concepción el 21 de marzo de 1932.

El Principito siempre nos enseña algo nuevo

La biblioteca Luz Bertha Sánchez del municipio de Contramaestre, en el oriente de Cuba, atesora valiosas colecciones bibliográficas. Una de ellas, la novela El Principito del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry es la propuesta de la especialista en bibliotecología y ciencias de la información, Nelly Camping Crespo.

Como obra cumbre de la literatura universal, centra el diálogo en un ciclo de entrevistas en función de orientar a los lectores, interesados en las buenas prácticas de lectura.

Manigua, un regalo de Eduard Encina

Con el título ¨Manigua¨, el poeta Eduard Encina nos lega otra de sus obras convertida en libro por la editorial Ánforas Ediciones y presentada en Contramaestre por el escritor Jorge L. Labañino Legrá.

La cita en el portal de la Librería Municipal Daniel Readigos fue parte del tributo a Encina, a tres años de su partida física. Allí el diálogo versó sobre los detalles de la obra, su esencia y contenidos en las más de 30 poesías que la componen y que llevan intrínseca las gestas independentistas de 1868 y 1895 con sus héroes y hazañas extrapolados a la sociedad actual.

A tres años de su partida física, Eduard Encina, El Mambí de Baire permanece como baluarte de la cultura en Contramaestre y recordado como un artistas que mantuvo siempre una obra solida e influyente dentro de la literatura nacional.

Raúl Gómez García, los jóvenes de hoy estamos en combate

Jóvenes de entre 17 y 30 años fueron los que se abocaron en aquella mañana de la Santa Ana a tomar la segunda fortaleza en importancia del país, El Cuartel Moncada. Aquella épica acción dirigida por Fidel Castro tuvo en un joven con dotes de escritor las palabras motivadoras para salir al combate unas horas antes. Fue Raúl Gómez García con su poema Ya estamos en Combate, el nombrado poeta de la Generación del Centenario.

Tenía unos 24 años cuando partió desde la Granjita Siboney hasta los muros del Moncada. Llevaba la dulce memoria de José Martí y la decisión de defender las ideas de todos los que habían muerto para cambiar la realidad de la Isla.

No era un espíritu inmaduro. Ya era ortodoxo y unido a lo más rebelde de la juventud de esa corriente de pensamiento. Revolución sin juventud fue el poema que escribió ante la indignación por el golpe militar de Batista el 10 de marzo de 1952; el texto se publicó cuando crea el periódico mimeografiado Son los Mismos. En ese afán lo ayudaban Abel Santamaría, Jesús Montané y Melba Hernández.

Fidel propuso que el periódico se nombrara El Acusador y por ser fiel defensor de ideas revolucionarias los despojaron de la sede y apresaron a sus redactores. Pero el espíritu inquieto de Raúl Gómez García lo llevó a seguir del lado de los justos hasta llegar al 26 de julio de 1953.

Su poema incentivaba a la lucha e invocaba a las armas para poner en ridículo la actitud egoísta del tirano.

Aquel joven amante de la poesía, la historia, la filosofía y el pensamiento martiano se destacó en la toma del hospital Saturnino Lora. Resultó herido, apresado y golpeado salvajemente hasta que lo asesinaron. El encargado de escribir el Manifiesto del Moncada alcanzó a escribirle a su madre Caí preso, Tu hijo.

Seis años después se hizo la Revolución y seguió el combate, esta vez por construir un país con todos y para el bien de todos donde el hombre fuera el centro.

Cuando han pasado 67 años de aquella gesta y se suma a la lucha del pueblo cubano el combate contra un virus microscópico, la recuperación de la economía y el desarrollo del país, es visible una Revolución con Juventud, en la que persisten las ideas de Raúl Gómez García de preservar esta Cuba sin esclavos que tenemos y de poner la Estrella Solitaria en lo alto del Turquino.

Más cercanos a la figura de José Martí

Desde pequeños los cubanos se acercan a la figura del Apóstol José Martí. Las escuelas encargadas de atender las edades infantiles educan en base al ideario martiano. Por eso no sorprende a los padres que entre las primeras poesías que niñas y niños memorizan esté “Cultivo una rosa blanca” y entre sus primarias puestas en escenas se conviertan en personajes de cuentos dedicados a ellos.

Luego, cuando ya adquieren un poco de madurez y conocimiento, desandan por los Cuadernos Martianos; escritos patrióticos sobre hechos y figuras históricas, así como documentos políticos con alto valor para el estudio y la formación cultural de los adolescentes y jóvenes. Sobre su comprensión y divulgación realizan Círculos de Interés y Sociedades Científicas con las cuales representan a sus escuelas en jornadas y festivales martianos.

Foto:

Otro acercamiento al Maestro se produce mediante concursos de diferentes manifestaciones artísticas. Cada niño, adolescente y joven participante relata, pinta, investiga, escribe sobre cómo siente, conoce, ve o piensa al más universal de los cubanos.

En Contramaestre, los jóvenes se muestran más cercanos a la figura de Martí porque fue en el Cementerio de Remanganaguas donde descansó por vez primera su cuerpo inerte el 18 de mayo de 1895. Hasta allí cada año peregrinan cientos de martianos a rendirle merecido tributo, entre ellos los integrantes del Movimiento Juvenil Martiano (MJM).

Foto:

Como otra expresión de recordación al escritor, político y periodista, los jóvenes de Contramaestre se unen a quienes reeditan, año tras año, la ruta funeraria del cadáver del Apóstol; un episodio de intenso amor patrio y de profunda cubanía que permite conocer los verdaderos caminos por donde las tropas españolas trasladaron su cuerpo hacia Santiago de Cuba.

Una tradición constituye ya el homenaje al genial pensador en el mes de Enero con múltiples actividades encabezadas, entre otros, por la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Ambas organizaciones también promueven la formación de hombres nuevos que lleven intrínseco valores humanos y patrióticos a la altura de los que distinguen a José Martí.

Las aficiones de Fidel Castro Ruz

Este 13 de agosto, el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, estaría cumpliendo 93 años de vida y queremos evocarlo a partir de las tres grandes aficiones que lo marcaron como persona: cocinar, pescar y leer.

Fidel dijo siempre que un buen cocinero no prueba los alimentos mientras los está elaborando, porque cocinar es una pasión, un acto de amor; es el arte de mezclar cosas a partir de la imaginación y el sabor final que se consigue.

Gracias a la lectura, la pesca y la cocina, Fidel Castro Ruz hizo amigos que lo acompañaron siempre, con una lealtad extraordinaria.

Radio Grito de Baire comparte un reportaje, en audio, titulado: “Las aficiones de Fidel”, a partir del testimonio de uno de sus mejores amigos, el escritor colombiano Gabriel García Márquez.