¿Cómo se desarrollará la fase I/II del ensayo clínico con Soberana 02 en poblaciones pediátricas ?

¿Cómo se desarrollará la fase I/II del ensayo clínico con Soberana 02 en poblaciones pediátricas ?

A partir de este lunes la ciencia cubana dará otro paso importante en el desarrollo de sus candidatos vacunales contra la COVID-19 cuando, en el capitalino Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez, comience el primer ensayo clínico en edades pediátricas con el inmunógeno Soberana 02, del Instituto Finlay de Vacunas (IFV).

Un grupo inicial de 25 voluntarios, entre los 12 y 18 años de edad, recibirá la primera dosis del fármaco como parte del ensayo clínico fase I/II, que tendrá como objetivo evaluar la seguridad, la reactogenicidad y la inmunogenicidad de los candidatos vacunales profilácticos anti-SARS-COV–2, en un esquema heterólogo de dos dosis (0-28) de FINLAY-FR- 2 y una tercera dosis con el candidato vacunal FINLAY-FR-1A (día 56) en niños y adolescentes cubanos.

A propósito del comienzo de esta investigación en edades pediátricas, la doctora Meiby de la Caridad Rodríguez González, directora de Investigaciones Clínicas del IFV, ofreció detalles del ensayo clínico, denominado Estudio Soberana–Pediatría.

En primer lugar, la especialista del IFV se refirió a la importancia de realizar un ensayo clínico en poblaciones pediátricas, a partir del hecho de que vacunar a los niños es imprescindible para lograr altas coberturas de vacunación e impactar en la transmisión de la enfermedad.

Sobre este último elemento señaló que en Cuba, al cierre del 1ro. de junio de 2021, se habían contagiado 14 479 niños y adolescentes con la COVID-19.

Alertó que, aunque la forma asintomática es la más común entre ellos, se han registrado casos de elevadas cargas víricas en niños pequeños, así como la replicación del virus en su tracto gastrointestinal, lo que facilita su diseminación. Al tiempo, se ha descrito una forma de enfermedad grave conocida como Síndrome Inflamatorio Multisistémico Infantil, que puede llevar al infante, incluso, al fallecimiento.

Apuntó que las vacunas más avanzadas en el mundo (Pfizer, Moderna y Sinovac, entre otras) ya se están administrando en niños, comenzando por los adolescentes y desescalando en edad, algunos casos hasta los seis meses de vida.

En el caso específico de Cuba, Soberana 02 ha desarrollado estudios fase I y II en adultos y se encuentra en curso el ensayo clínico fase III, procesos en los cuales no se reportaron eventos adversos graves ni severos relacionados con el producto en investigación.

Asimismo la tecnología de conjugación (usada en Soberana 02) ha sido desarrollada por el IFV durante más de 15 años para diversos candidatos vacunales y constituye una plataforma bien conocida y con amplia evidencia de desempeño. Es el método desarrollado y utilizado para la producción del principio activo de la vacuna cubana Quimi-Hib® (contra el Haemophilus Influenzae tipo B), la cual ha demostrado su seguridad y eficacia en población lactante, y se encuentra incorporada en el Programa Nacional de Vacunación desde 2004.

A su vez, el Centro para el Control Estatal de la Calidad de los Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed) aprobó el inicio del ensayo Soberana-Pediatría después de un análisis riguroso de la evidencia y resultados científicos aportados por los ensayos clínicos fases I/II y III de Soberana 02 ejecutados previamente en adultos.

 EL ENSAYO CLÍNICO FASE I/II

En el ensayo clínico, que comienza este lunes en el Hospital Juan Manuel Márquez, participarán 350 niños y adolescentes cubanos de uno y otro sexo, en las edades comprendidas entre tres y 18 años. En la fase I tormarán parte 50 de ellos, mientras que en la fase II se incorporarán otros 300.

De acuerdo con la doctora Rodríguez González, será un estudio fase I/II, secuencial durante la fase I, abierto, adaptativo y multicéntrico para evaluar la seguridad, la reactogenicidad y la inmunogenicidad de un esquema heterólogo de dos dosis del candidato vacunal Soberana 02 y una dosis de Soberana Plus.

  • Estudio fase I/II: porque no se esperará terminar la fase I para comenzar la siguiente, sino que van a ocurrir de forma escalonada, solapando una etapa con otra.
  • Secuencial durante la fase I: por ser el primer ensayo clínico en edad pediátrica, se va a comenzar con los mayores, es decir, con 25 adolescentes de 12 a 18 años. A los siete días de administrarles la primera dosis se les realizará una evaluación clínica para ver si desde el punto de vista de seguridad no han tenido cambios en sus parámetros clínicos. De ser así se pasará a la vacunación de los otros 25 sujetos pertenecientes al grupo etario de tres a 11 años.
  • Abierto: se decidió que en esta etapa del ensayo no se empleará placebo, por lo que todos los niños van a recibir el candidato vacunal.
  • Adaptativo: «porque si existe en el camino algún correlato de protección, o algún elemento desde el punto de vista regulatorio, que haya que tener en cuenta, incluso en las determinaciones inmunológicas, que aparezca algo y tengamos que comparar, que el diseño nos permita poder hacerlo, sin que haya sesgo en el tamaño de muestra o en otros elementos», subrayó la experta del IFV.
  • Multicéntrico: porque se realizará en diferentes sitios. La fase I tendrá lugar únicamente en el Hospital Juan Manuel Márquez, pero la fase II, una vez que se autorice a iniciarla, se extenderá a otros sitios de la atención primaria de Salud.
  • Esquema heterólogo: porque son dos dosis de Soberana 02, más una tercera de Soberana Plus.
  • De la fase I se espera que la administración de la vacuna sea segura, admitiendo no más de un 1 % de individuos con eventos adversos graves con relación de causalidad consistente con la vacunación.
  • De la fase II se espera que la proporción de sujetos con respuesta inmune (concentración de anticuerpos específicos IGG anti-RBD mayor o igual a cuatro veces la determinación inicial) sea superior al 50 %.
  • El esquema de tratamiento se administrará vía intramuscular, en los músculos deltoides de la parte superior del brazo.

Respecto a cómo se va a desarrollar el proceso, la Directora de Investigaciones Clínicas del IFV explicó que una vez que los 25 sujetos del grupo de 12 a 18 años reciban la dosis inicial, tendrán que mantenerse en vigilancia durante una hora después de la vacunación y asistir al centro hospitalario a las 24, 48 y 72 horas posteriores a la inyección, porque los eventos adversos relacionados con la vacuna ocurren mayormente en este periodo.

«A los siete días se les realiza el chequeo médico, el cierre de los eventos en esa etapa, y se les hace la extracción de sangre. Ahí se remite el reporte de los siete días al Promotor, que lo autoriza el Cecmed, y este a su vez estudia el informe, y si no hay ninguna señal de alarma se pasaría al ensayo en el grupo de tres a 11 años, y de ahí a la fase II con el grupo de 12 a 18, que ya fue evaluado. Cuando se emita el informe de seguridad en el grupo etario de tres a 11 años este pasaría a la fase II», detalló.

Por otra parte, la selección de los voluntarios que participan en el ensayo –que ya tuvo lugar el pasado viernes en el caso del grupo de 12 a 18 años– se rige por determinados criterios de inclusión y exclusión, dados a conocer por la especialista.

Para formar parte del estudio, los niños y adolescentes deben estar en la edad comprendida entre tres y 18 años; poseer la voluntariedad expresada mediante consentimiento informado de participación (en el caso de los sujetos de tres a 11 años, el consentimiento informado de los padres o tutores legales; y en los de 12 a 18 años, además, el asentimiento informado); examen físico general sin alteraciones; y resultados de laboratorio dentro del rango de valores de referencia (para los sujetos que serán incluidos en la fase I).

Entre los criterios de exclusión determinados se encuentran los sujetos con enfermedad febril o infecciosa aguda en el momento de la aplicación de la vacuna o en los siete días previos a la administración de esta; PCR positivo al SARS-COV-2; hipersensibilidad al Tiomersal o a alguno de los componentes de las formulaciones; niño con madre o padre menor de edad o con discapacidad mental; tatuajes en la región deltoidea de ambos brazos; y antecedentes de consumo de sustancias psicoactivas en los últimos seis meses, entre otros aspectos.

 CON RIGOR ORGANIZATIVO Y REGULATORIO

El ensayo clínico fase I/II en edades pediátricas que se desarrollará desde este lunes está respaldado por un proceso regulatorio y organizativo, ideado con mucho rigor y con varias instituciones y expertos involucrados.

Al respecto, la doctora Rodríguez González comunicó que el estudio tiene al IFV como Promotor, el cual asume «una participación importante en la garantía de la calidad del producto, en la selección de los equipos de investigación para que ese producto sea evaluado por un equipo de experticia, y en facilitar las capacitaciones en el manejo del producto».

También cuenta con un Comité de Ética centralizado, el cual aprueba el protocolo antes que la autoridad regulatoria. Este Comité –precisó– va a funcionar durante las dos fases y radicará en el Hospital Juan Manuel Márquez.

El monitoreo del ensayo está a cargo del Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos. En tanto, se ha estructurado un Comité Independiente de Monitoreo de Datos (CIMD), integrado por especialistas médicos, quienes serán los encargados de realizar la vigilancia de seguridad a los siete días.

La entidad regulatoria cubana, el Cecmed, inspeccionará el ensayo clínico desde este lunes.

Tomado de Granma

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial