El retorno a las aulas en Cuba, seguro y duradero

El retorno a las aulas en Cuba, seguro y duradero

Para el venidero 8 de noviembre está fechado el inicio del curso escolar en Cuba, un país que pese al gran número de personas contagiadas con la Covid-19, mantuvo como es su costumbre, la protección de sus menores y dentro de ellos los estudiantes.

La acertada medida de suspender los encuentros presenciales, tomada al inicio de la pandemia por la dirección del Sector de Educación en Cuba, permitió se garantizara la salud de los educandos, afectada ésta en solo un bajo porciento, la mayoría aunque duela decirlo por incumplimiento de las mediadas higiénico-sanitarias establecidas.

Aún así se garantizó la hospitalización y cuidados especiales para todos los menores de edad afectados, una realidad que no podemos obviar cuando algunos pretenden opacar el brillo de nuestros triunfos.

Cuba vencerá los obstáculos del nuevo curso

La apertura general de los centros docentes abrirá también una nueva etapa de la educación en nuestro país y viene sin dudas, plagada de problemas que debemos enfrentar como de costumbre, pues las restricciones económicas impuestas por el Imperio del Norte no han cesado y por tanto los recursos serán limitados y exigirán el doble del esfuerzo y la creatividad que nos caracterizan para poder llevar adelante el desarrollo del proceso docente educativo.

Recordemos que Cuba es víctima de un bloqueo que nos asfixia y es el principal responsable de nuestras carencias, sin dejar de reconocer fisuras internas que debemos continuar limando en este camino hacia el bien y la justicia social.

El inicio del curso escolar es casi una realidad que exige una dosis múltiple de preocupación y ocupación, pues en primer lugar se deben crear todas las condiciones necesarias para un retorno exitoso, la familia tiene la obligación de confeccionar la cantidad establecida de nasobucos para los estudiantes en las escuelas.

Las direcciones y el claustro de profesores deberá conversar de manera abierta y clara sobre las conductas que deben mantener los educandos en las escuelas a través del ejemplo, y nunca como medidas impuestas, convencer, explicar y lograr que los menores adopten con conciencia todas las medidas higiénico-sanitarias para su protección y cuidado.

Please follow and like us:
error0
fb-share-icon
Tweet 20
fb-share-icon20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial