Una leyenda llamada Mijaín

Una leyenda llamada Mijaín

Tenerlo delante impresiona. No tanto por su estatura de gigante o por sus brazos de puro músculo; tampoco por su voz atronadora, su mirada de fuego, o porque sea el luchador más temido por los rivales desde que en 2005 ganó su primera medalla en un campeonato mundial. Mijaín López impresiona porque con 38 años y cuatro títulos olímpicos que lo convierten en el luchador más laureado de todos los tiempos, aun conserva esa pasión de los inicios.

Quizás esa sea una de las claves que le permitió llegar hasta Tokio y agrandar su leyenda. Como mismo ocurrió en Río, aquí tampoco surgió un rival que le lograra marcar al menos un punto. Ni siquiera el turco Riza Kayaalp, el único con el don de vencerlo en los últimos años. Tampoco lo consiguió el georgiano Iakobi Kajaia, un hombre que llegó a una final histórica contra la leyenda.

“Estamos demostrando que nada nos vence. Yo solamente estoy cumpliendo con mi trabajo y haciendo lo que me enseñaron mis antecesores. Esto es una alegría más para el pueblo”, aseguró.

Cuando terminó su combate y pasó la emoción del triunfo, Mijaín se quedó por un instante en el centro del colchón. Fue un momento casi imperceptible, como si quisiera respirar de una bocanada todo el oxígeno que hay dentro del Makuhari Messe Hall. Es el minuto más íntimo del campeón. Quizás el justo tiempo en el que recuerda la primera vez que ganó un combate, o cuando se propuso ser campeón olímpico.

Para Mijaín son 29 años desde aquel inicio. En tanto tiempo ganó cinco campeonatos mundiales y ahora llega a su cuarta corona olímpica. Nunca antes un luchador había repetido tantos títulos bajo los cinco aros. “Todos los atletas hemos tenido nuestros altibajos por la pandemia, pero llegar hasta aquí ha sido muy importante”, dice el hombre con el que hoy todos quieren conversar.
Uno de los primeros en hacerlo fue el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien lo elogió por la fortaleza mostrada en el colchón y el dominio en cada combate. A su vez, felicitó al colectivo de entrenadores y le reafirmó al campeón cómo el pueblo ha disfrutado su triunfo.

“Este es un triunfo para Cuba —le dijo Mijaín aun con la bandera encima— y es gracias a la Revolución y a Fidel que hoy estamos aquí. Le dedico mi victoria a él. Sin su visión para el movimiento deportivo no estuviéramos aquí hoy”.

Durante cada pelea el cubano lució inmenso, imponente. Cuando terminó la final un oficial técnico confesó que “parece de otro mundo”; otro dijo que “es un niño sin rivales”. Todos querían una foto, un recuerdo del hombre que ha engrandecido la lucha sin dejar de sonreír. Apenas faltan tres años para los olímpicos de París y muchos lo imaginan allá, pero el campeón prefiere la prudencia.

“Tengo que tomar un tiempo para descansar y pensarlo —confiesa Mijaín—. Como dijo Fidel, mientras uno tenga capacidades físicas y mentales para hacerlo bien, no hay problema. Yo me siento bien y me voy cuando yo quiera”.

Tomado de Cubadebate

Temas relacionados:

Echeverría y Massó ganan la plata y el bronce en el salto largo

Please follow and like us:
error0
fb-share-icon
Tweet 20
fb-share-icon20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial