Archivo de la categoría: Historia

Himno de Bayamo: identidad y cubanía

Día hermoso aquel 20 de octubre de 1868 en que las tropas de Carlos Manuel de Céspedes, al tomar la ciudad de Bayamo, entonan por primera vez La Bayamesa, que luego se convirtió en Himno Nacional.

Cultura y nación se fundían en un abrazo para transformarse en un concepto inseparable a lo largo de la historia de Cuba, un concepto que habla de música y poesía, de arte y rebeldía unidos en el fragor del combate.

Es el Himno de Bayamo el canto patriótico de la nación, símbolo sagrado del Grito de Independencia. Su letra y notas es el fruto de la memoria acumulada por las manos negras que hicieron el azúcar blanco, junto a las manos blancas que hicieron el tabaco negro, al decir de Fernando Ortiz; de los constructores que edificaron pueblos y ciudades.

Es el Himno de Bayamo, el canto de paz cuya impronta educa a pensar, a beber de la sabia del poeta, de los intelectuales y artistas. Es la evocación perfecta a las gestas mambisas, quienes nos enseñaron a sobrevivir; es el virtuosismo imperecedero de arraigo a la soberanía nacional, el socialismo y el progreso social.

Es el Himno de todos los cubanos el que enaltece la unidad del pueblo; la conservación de su idiosincrasia y lucha contra corrientes foráneas; es la voz de los revolucionarios que aman y sueñan por un futuro mejor.

Es nuestro Himno Nacional el que eterniza la identidad; construye su nación y cultura, e inspira la batalla de ideas, al combate; el hacer y el fundar; a crear lo grande y lo pequeño en la tarea diaria; el que continúa llamando a los cubanos para mantener la independencia.

Es el Himno de Cuba un canto de libertad, una evocación del sentir común; esencia de las raíces cubanas. Es la determinación del pueblo de empuñar la bandera cubana junto al grito de ¡Viva Cuba Libre!

Contramaestre con 45 años de Poder Popular

Con el despliegue de valiosas iniciativas emanadas de intercambios directos entre la dirigencia del gobierno municipal con líderes comunitarios, periodistas, comunicadores y representantes de organismos del Estado, Contramaestre puso en marcha un amplio programa de actividades, para celebrar el Aniversario 45 de la creación de los Órganos Locales del Poder Popular.

Aprovechando los espacios de participación ciudadana y haciendo coincidir con la significativa fecha del 10 de octubre- día en que inició  la Revolución cubana en 1868 – , el Concejo Popular “Frank País García”, se convirtió en el anfitrión de la apertura de la jornada por los 45 años de fundados los Órganos Locales del Poder Popular, la que se extenderá hasta el venidero 2 de diciembre.

El encuentro con generaciones que han transitado por el gobierno del pueblo en este terruño del oriente de Cuba, puso especial distinción al comienzo de la jornada, al recibir el ganado reconocimiento moral por tantos años de entrega desinteresada , como también los momentos culturales reservados por el movimiento de artistas aficionados del patio.

De lujo se visten por estos días, las plataformas digitales con radio grito de Baire y la Corresponsalía TV desde Contramaestre, a partir de que varios productos comunicativos realzan la historia del Poder Popular en esta jurisdicción, de sus delegados en las comunidades y de todos aquellos que en diferentes mandatos han realizado valiosos aportes en virtud de la calidad de vida de los contramaestrenses.

El colofón de las iniciativas que ponen los 13 consejos populares radicados en este municipio lo signará la Sesión Solemne de la Asamblea Municipal del Poder Popular, el propio 31 de octubre, como muestra elocuente y viva de la creación de este órgano en 1976.

Grito de Yara, símbolo de gallardía

No es un sueño, es verdad. Es el Grito de Yara. Es el clamor enfurecido; es la voz del sufrimiento del negro resignado. Rugía el cañón y los tambores de peleas; cundía el pánico. Era el Grito por la Independencia.

La tañida campana en La Demajagua marcaba el comienzo, estremeciendo la Isla para romper las cadenas caminos a la libertad. Unidad, justicia e igualdad; blancos y negros; libres y esclavos era la causa revolucionaria.

Quebró Cuba el dogal que la oprimía. Carlos Manuel de Céspedes y otros libertarios empuñaban las armas para despertar el decoro dormido en el pecho de los hombres.

Ir al combate, nunca sin miedo, para que latiera el corazón por la libertad, para hacer caer verdugos que pretendían eternizar la esclavitud, era el Grito de almas nobles de Cuba contra España.

La Patria se levantó por vez primera para convocar a la Guerra de los Diez años, para impedir la esclavitud en esta tierra, para encausar una Revolución continuadora de la total independencia.

A la distancia de 153 años del comienzo de 100 años de lucha, del inicio de la Revolución en Cuba, el 10 de Octubre en la Isla, es el símbolo de altivez de una Patria libre que yergue su cabeza frente el más brutal imperio.

Hasta siempre Olo

Olo, te marchaste a Bolivia, sin temor a la muerte. Con traje de verde olivo desafiaste la selva inhóspita con el mejor de los guerreros: Che Comandante amigo.

Desde la Sierra rebelde descendieron juntos para clarear caminos como hombres puros. No hubo descanso tras un propósito que marcaba el destino. Desde el Ondón americano te despediste junto a tu más fiel compañero.

Tu nombre en todas partes despierta admiración en esa mezcolanza de razas, vestidas de gente llana y común para quienes no pasas desapercibido.

Partiste a la eternidad para vivir en el corazón de tu pueblo que conoce de un contramaestrense que participó en la lucha de Liberación nacional en Cuba.

Quienes te aniquilaron no pudieron apagar tu humildad, tu decoro, tu sed de justicia; no pudieron borrar la impronta de saberse que eres y serás Héroe de la Patria.

De tu gran cuerpo de metal emerge tu vida guerrillera, se disemina como diáspora en la América que conoce de tu luz, de tu estatura.

Como hombre intrépido marchaste con esa hidalguía que habla de tu poderoso pecho de fusil, de tu estirpe revolucionaria, de camarada tierno, cuya semilla germinada en Maffo, hoy trasciende con tristeza y alegría al saber que existen seres de talla universal.

Te vemos cada día Orlando Pantoja Tamayo; te sabemos de memoria. Tu Contramaestre no olvida tu ejemplo, tu grandeza de soldado inclaudicable frente al imperio, de uniforme de campaña descolorido y agujereado en tierras lejanas, que aún estando muerto vive en la cima de tu Cuba que te glorifica. Hasta siempre Olo.

Cuba no olvida a sus hijos dignos

Seis de octubre de 1976. Cuba se vistió de luto. Un pájaro plateado caía gravemente herido en las profundidades del Mar Caribe por la maldad y odio del enemigo.

Fue el crimen de Barbados, el que dejó un profundo dolor al pueblo cubano. Setenta y tres personas a bordo en vuelo de un avión de cubana, se despidieron sin ver sus familias, sin ver realizado quizás sus más anhelados sueños.

Una carga explosiva apagó la sonrisa de hombres y mujeres comprometidos con el mañana, de cincuenta y siete cubanos, once guyaneses y cinco coreanos, de quienes en plena flor de sus vidas no pudieron ver más brillar el sol.

Cuba aún llora la ausencia de los integrantes del equipo juvenil de esgrima de la Isla, de esos jóvenes que compitieron exitosamente en el IV Campeonato Centroamericano y del Caribe, quienes regresaban con el oro colgado en sus pechos.

Sin embargo, manos asesinas apagaron la felicidad porque a los reaccionarios le molesta el brillo de la Patria.

A 45 años sin nuestros jóvenes esgrimistas, la Plaza de la Revolución no borra aquellas lágrimas, al saberse continuadora de esos rostros tristes.

A 45 años, Cuba rechaza el odio de una maquinaria imperialista, cuyas manos heredadas de la ignominia, son las mismas de los gringos organizadores de aquel sabotaje.

Hoy el llanto se traduce en acciones por un mundo mejor, más justo; por patentizar que estamos dispuestos a combatir, de ser mejores soldados en cada trinchera de la nación.

Frente a esta pandemia, continuar trabajando con productividad; hacer de la escuela la mejor virtud; que los niños pinten felices el mejor dibujo de estos tiempos y que artistas y periodistas se inspiren en su mejor creación, junto a familiares de los mártires de Barbados, es el mejor tributo de la Isla, la que no olvida a sus hijos dignos.

Crimen de Barbados, suceso imposible de olvidar

La nación cubana nunca imaginó que en el año 1976 sucedería uno de los peores actos terroristas ocurridos en el hemisferio occidental, el Crimen de Barbados. Hecho que guarda las páginas de nuestra historia con profundo pesar.

Setenta y tres personas, incluyendo la tripulación, viajaban en el DC-8 de fabricación estadounidense, que se dirigía a Jamaica desde Barbados con destino a La Habana.

Luis Posada Carriles y Orlando Bosch autores del horrendo crimen quedaron hasta los últimos días de su vida impune. Ellos prepararon todas condiciones en Caracas, Venezuela, y siempre contaron con el apoyo de la CIA.

Wilfredo Felo Pérez y Miguel Espinosa Cabrera pilo y copiloto respectivamente de la aeronave eran los encargados de regresar a nuestra Patria, entre otros pasajeros, a los veinticuatro integrantes del equipo juvenil de esgrima de Cuba, quienes venían de ganar todas las medallas de oro en el Campeonato Centroamericano y del Caribe, logro sin precedente en la historia de esta modalidad deportiva.

Crimen que truncó sueños y proyectos

Sin embargo, no pudieron compartir su felicidad con sus seres queridos. Decenas de familias quedaron con un luto irreparable. A lo largo de estos cuarenta y cinco años hemos conocidos disimiles de historias, hijos que relatan como recuerdan a sus padres, relatos de amor inconcluso que quedaron tronchados por este infortunio. Tantos sueños y proyectos en el reino de la tierra quedaron por cumplir.

Este acontecimiento demostró cuánto puede sufrir un pueblo por el solo hecho de andar un camino independiente y soberano, ese que elegimos tomar desde 1959.

Pero Cuba no olvida porque como dijera nuestro comandante en Jefe Fidel Castro en el sepelio de las víctimas del Crimen de Barbados ¨(…) ¨ nuestros atletas sacrificados en la flor de su vida y de sus facultades serán campeones eternos en nuestros corazones. Nuestros tripulantes, nuestros heroicos trabajadores del aire y todos abnegados compatriotas sacrificados cobardemente ese día, vivirán eternamente en el recuerdo, en el cariño y la admiración de nuestro pueblo (…) ¨.

Virgilio, cederista de décimas y memorias

Virgilio Estrada Estrada es un cederista de Contramaestre, municipio de la provincia de Santiago de Cuba. Negro, de mirada profunda y verbo elocuente que en las tardes recorre su barrio y juega a las décimas con sus amigos y vecinos.

Este cubano de pura cepa es fundador de los CDR y cuando la organización recién cumple su aniversario 61 de fundada, nos cuenta que al crearse él vivía en las montañas y allí también se experimentó el entusiasmo de la idea concebida por el Comandante Fidel Castro.

Las memorias detalladas las relata para Radio Grito de Baire.

CDR, la fuerza de un país

La Revolución cubana desde su triunfo el 1ro de enero de 1959, está constantemente agredida por su política, su economía y su ámbito social. En los primeros años de la victoria revolucionaria, el imperialismo en su afán de recuperar la isla perdida desplegó una avalancha de crímenes, ataques terroristas, bombardeos de aeropuertos, intentos de asesinato a los principales líderes, entre otras patrañas.

Ante este panorama de odio, Fidel Castro Ruz, líder indiscutible del proceso revolucionario, el 28 de septiembre de 1960, en las afueras del Palacio Presidencial decide, junto al pueblo, crear una Organización de masas con el propósito de aglutinar a los seguidores de la Revolución y proteger sus conquistas desde los barrios cubanos.

Surgen de esta manera los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) .

Los cubanos bajo el principio de que en cada cuadra exista un Comité se afiliaron y sus esfuerzos se multiplicaron en el cumplimiento de tareas o misiones que no escapan a ninguna esfera. Los cederistas cubanos apoyaron la Campaña de Alfabetización, en la Salud su aporte es indispensable, las donaciones voluntarias de sangre son fecha de reconocimiento, la economía recibe su impulso en labores agrícolas, trabajos voluntarios, embellecimiento de áreas públicas, entre otras muchas acciones.

Los CDR cuentan con más de 7 millones 600 mil miembros que no miden ni el tiempo ni el peligro para dar su paso al frente en la defensa de la Revolución; donde la vigilancia es su principal fortaleza, duros golpes de respuesta a quienes intentan entrar de manera clandestina drogas, armas y otros artículos y materiales que dañarían, sin dudas, al pueblo cubano.

En los CDR está la principal fuerza de esta Revolución cubana, ejemplo de justicia social, equidad, internacionalismo y solidaridad.

 

Necesarios los CDR en la sociedad cubana

Los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) surgieron el 28 de septiembre de 1960, con el objetivo de reforzar la vigilancia revolucionaria, ante las constantes amenazas y agresiones de quienes no aceptaban el cambio político y social de Cuba.

Rápidamente fueron integrados por personas entusiastas, de diversas profesiones y edades, los CDR tienen el mérito de contribuir a la unidad de los cubanos, todos querían proteger lo que había costado años de luchas.

La organización de masas de mayor membresía en Cuba, se vio promoviendo trabajos voluntarios, apoyando labores agrícolas, en donaciones de sangre, campañas de ahorro, recogida de materia prima, en la prevención social, audiencias sanitarias, participó en la constitución de los órganos del Poder Popular, en la elección de los delegados y en todas las tareas que requerían masiva colaboración.

Habituales se volvieron las fiestas cederistas, la coldosa, los adornos del barrio, la limpieza de calles y comunidades, la alegría con que se esperaba cada aniversario.

Si de repente no se contara con los Comités de Defensa de la Revolución, si de repente actuáramos como si no existieran, ¡cuántas tareas hoy fundamentales que esta institución realiza dejarían de realizarse en todos los órdenes, en todos los sentidos!”, dijo Fidel en el discurso por el VII Aniversario de los CDR.

No se equivocó nuestro Comandante, como no lo hizo al crear la organización, son los CDR todavía necesarios en la vida de los cubanos, por ser los más cercanos a las familias, los que integra la madre, el hijo que cumplió 14 años, el abuelo, las federadas, son tan de nosotros, que no podemos dejarlos decaer, hay que ponerles el entusiasmo de sus inicios, adaptarlos a los nuevos tiempos, sin que pierdan su esencia solidaria y de apoyo a la Revolución.

Busquemos la paz y la armonía del mundo

En 1981 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 21 de septiembre como Día Internacional de la Paz, con el objetivo de que se prestara en esta fecha particular importancia al desarrollo social y económico de los pueblos, con énfasis en asuntos tan relevantes como la pobreza, el hambre, salud, educación, cambio climático, igualdad de género, agua, saneamiento, electricidad, medioambiente y justicia social.

Como podemos ver, la paz no es exclusivamente ausencia de guerra, la paz es sobre todo, un estado de bienestar, tranquilidad, seguridad, armonía.

Escuchar audio