Radio Grito de Baire
Caravana de victorias

Caravana de victorias

La libertad era el primer capítulo de aquella caravana vestida de verde olivo, de espesas barbas y fusil en mano; henchida de victoria. La Habana y su multitud recibían al líder, arropada de gozo.

La emoción ardía en pechos esperanzados por el Día de justicia, de la equidad. El saludo rebelde de aquel contingente guerrillero que recorría la capital cubana, avivaba la sonrisa ante la realidad de la misión cumplida.

El campamento de Columbia fue el hito redentor de la paz definitiva, simbolizada en la histórica tribuna, donde blancas palomas le dieron la bienvenida al eterno Comandante, al hombre que crisoló que Patria es humanismo.

Esa casualidad estremeció el espacio de la fortaleza militar como un volcán en erupción. Fidel, Fidel era el grito enardecido en aquella muchedumbre que celebraba la victoria.
La comprensión de que la Revolución tenía que realizarse paso a paso, con trabajo creador para asegurar el bienestar del pueblo, era el reclamo de fe del entendimiento de Fidel para con sus hijos.

La caravana por toda la Isla

La verdadera independencia del país se consolidaba aquel 8 de enero en esa marcha triunfal del Ejército Rebelde por toda la isla, donde pueblo y Fidel se fundían en un concepto único.

A la distancia de 62 años de aquella Caravana victoriosa, Contramaestre asume el legado con pasos indetenibles hacia el presente y el futuro, defendiendo la paz y la soberanía de la nación, ordenando un país conquistador de sueños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *