Radio Grito de Baire
Víctor Arzuaga sobrevivió a la explosión de La Coubre

Víctor Arzuaga sobrevivió a la explosión de La Coubre

Víctor Arzuaga Rodríguez, mientras lustra los zapatos de quienes llegan a su sillón, recuerda la explosión del barco La Coubre en el puerto de La Habana el 4 de marzo de 1960, que mató a más de un centenar de personas, donde él estuvo a punto de morir.

Arzuaga Rodríguez, que aún muestra tristeza, habla de aquel día, cuando estaba de guardia a bordo con otros 12 compañeros de Contramaestre, que sufrieron aquel acto terrorista, orquestado por el Gobierno de Estados Unidos, para evitar que las municiones y armas procedentes de Bélgica llegaran a manos del Gobierno cubano.

coubre victim 768x427 1

«Allí murieron muchos de mis compañeros, que fueron despedazados. Ocurrieron dos explosiones. La segunda ocurrió cuando mucha gente se acercó al barco para ayudar a los heridos, por lo que había mucha más gente…», recuerda Arzuaga con profundo dolor.

«Allí mi compañero Israel Galán, que también cayó junto a mí, me miró y pensó que yo estaba muerto, pero la caja donde caí estaba encendida, el fuego hizo que me moviera, me quejé y es cuando mi compañero se da cuenta de que estoy vivo me saca hasta donde pude ser rescatado».

Víctor Arzuaga fue uno de los más de 200 heridos, víctimas de aquel brutal y monstruoso acto terrorista. No importan los medios, lo que cuenta es el fin para quienes atentaron sin escrúpulos contra la vida de cientos de personas.

Arzuaga y el trauma

Arzuaga continúa con sus recuerdos: «Siempre me pongo muy mal cuando llega esta fecha porque recuerdo a esos compañeros caídos y a otros mutilados para siempre. Ese es un trauma que se tiene para toda la vida…».

El 5 de marzo de 1960, el máximo líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, al despedir el duelo de los caídos en el fatídico acto, pronunció por primera vez la frase «Patria o Muerte», símbolo de la decisión de la lucha del pueblo cubano, que mantiene plena vigencia.

En ese momento Fidel dijo: «Y no sólo sabremos resistir cualquier agresión, sino que sabremos derrotar cualquier agresión, y que de nuevo tendríamos otro dilema que aquel con el que iniciamos la lucha revolucionaria: el de la libertad o la muerte. Sólo que ahora la libertad significa algo más: libertad significa patria. Y nuestro dilema sería: ¡Patria o Muerte!».

Este acto terrorista recuerda al pueblo cubano la explosión perpetrada por el gobierno de Estados Unidos cuando voló el barco Maine en el puerto de La Habana, para fabricar el pretexto de la intervención en la Guerra de 1895, cuando el colonialismo español estaba casi derrotado, por lo que se produjo la Guerra Hispanoamericana en 1898.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *