Voto estudiantil, un acto de responsabilidad

Los estudiantes de la Enseñanza Media en Contramaestre practicarán el ejercicio del voto como un acto de responsabilidad y madurez política. Se trata del proceso que elige a quienes conducirán el trabajo de la organización que los representa, la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), durante el curso escolar.

Para ese proceso eleccionario que llegará también hasta las aulas, los estudiantes deben proponer a los mejores en cualidades y disposición para asumir cargos. El fin  es de representar a la membresía. En este año, a diferencia de los anteriores, no se limita a la posibilidad de ser elegidos a los estudiantes que se encuentren en años terminales.

Este es el proceso político más importante que desarrolla la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) por estos días. En él se involucran 11 centros educativos y unos 2 mil 753 estudiantes.

La oportunidad de elegir y ser elegidos mediante el voto, desde tempranas edades, constituye una demostración de respeto al principio de democracia y representatividad, defendido en Cuba.

Con el proceso eleccionario los jóvenes ganan en compromiso y responsabilidad para la toma de decisiones confidenciales, con una práctica moral ética, lejos del fraude y el favoritismo.

Además, aprenden a participar de forma protagónica en el proceso pues ellos mismos integran la comisión de candidatura y escrutinio.

Este proceso que ya aconteció en la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) en Contramaestre llegará también en los próximos días a la Federación de Estudiantil Universitaria (FEU).

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *