Una vida dedicada al cementerio de Maffo

Ha dedicado una vida al servicio de la muerte, no sabe hacer otra cosa;  es analfabeto, pero tiene un corazón de oro;  día tras días se levanta casi oscuro y se viene al cementerio de Maffo, a limpiar la casa eterna de colores blancos y protegida por un angelito en la parte más vieja.

Siempre a las diez de la mañana, se va a la tumba de su padre, amante de los buenos tabacos, allí prende uno a su memoria y conversan por media hora sobre los días vividos en su Maffo de la soledad. Luego se pone en pie y termina de limpiar la parte nueva del cementerio. Tiene casi 65 años y más de cuarenta entregados al cementerio de Maffo;  su nombre: Elio Ginarte Rodríguez. Leer más y escucharlo conversar en: Elio Ginarte Rodríguez: el protector de los muertos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *