Una respuesta a Pensar como país

A pensar como país llamó el presidente cubano Miguel Díaz Canel Bermúdez confiado de que sería un sistema de trabajo en el que todos tomáramos parte para construir una nación próspera. Tal como él lo ha pedido muchos han dado una acertada respuesta.

En el Centro Mixto Wily Valcárcel Portales ubicado en el consejo popular de Baire, en el municipio de Contramaestre, Pensar como país es más que un eslogan o una etiqueta fría colgada en las redes sociales. Allí profesores y estudiantes de la Enseñanza Técnica Profesional se insertan en diferentes acciones que trascienden la escuela y se traducen en beneficio social.

artesanias
Reciclan pomos de plástico y los convierten en sencillos búcaros de mesa.

Joan Carlos Sosa Igarza estudia primer año en la especialidad de Artesanía y junto a sus compañeros repara libros y mobiliarios para entregarlos a una escuela especial. Así ahorran recursos al país en momentos en los que la importación se ve limitada a causa del cruel e inhumano bloqueo de Estados Unidos hacia Cuba y en que se precisa ahorrar.

La creatividad y el ingenio les permite transformar lo que pudiera parecer desechable y feo en objetos útiles cuyo fin es adornar. Así, convierten viejos pomos en búcaros de mesa para donarlo a otras escuelas o comunidades. Lo afirma Thalía Silveira, quien cursa dicha especialidad. Ella añade además que están confeccionando muñecas y carritos de madera para donarlos.

estudiantes en el trabajo de albañilería en Contramaestre
Estudiantes apuestan por ser útiles a su comunidad.

Son las prácticas laborales momentos en que los estudiantes se insertan al trabajo comunitario dando su aporte donde es necesario. Lo demostraron con madurez y responsabilidad los que estudian la especialidad de construcción civil y cooperaron en la edificación de viviendas en los asentamientos Ramón Gómez y el Transformador en el poblado de Baire.

Dairon Cabrera de la Rosa ya tuvo la oportunidad de poner sus conocimientos a prueba en la albañilería. “Como albañil puedo ayudar a muchas personas a tener una vivienda digna, para que no se mojen ni pasen frío, a las personas que tienen subsidios y hasta en mi propia casa. Quisiera ser un buen arquitecto.”

Este centro educativo donde confluyen varios tipos de enseñanza da muestras positivas de que Pensar como país es entregarse en cuerpo y alma a la nación, con entusiasmo, optimismo y unidad.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *