Un tesoro de frutas tropicales en Contramaestre

Derivados de frutas tropicales. Foto: Liliana Lorente Matamoros.

El municipio de Contramaestre es uno de los nueve territorios de la provincia de Santiago de Cuba donde la agricultura tiene su más amplio tesoro, más de 60 mil hectáreas de tierras destinadas a la producción de alimentos y en especial a las frutas tropicales.

Por la calidad de sus suelos, el clima favorable y la existencia de recursos humanos calificados, en Contramaestre se  incrementan las áreas para la siembra de frutas tropicales como la guayaba, la fruta bomba y el mango, y se rescatan las especies en extinción como parte de un programa de desarrollo destinado a estos fines.

Guillermo Almenares Garlobo, director del Instituto Nacional de Investigaciones de Frutas Tropicales en Cuba, expresó recientemente que Contramaestre resulta un territorio estratégico en la región oriental de la isla para incrementar el desarrollo de frutas cítricas y no cítricas.

Almenares Garlobo recordó cuánto aportó a la economía nacional  el cultivo de naranja, toronja, mandarina y lima persa, primeras variedades que se extendieron en las áreas agrícolas de esta región y cómo la diversificación ha permitido actualmente que otras frutas se produzcan en mayores volúmenes en Contramaestre, hasta obtener más de 30  renglones industrializados de los frutales.

El doctor en ciencias agronómicas,  Almenares Garlobo,  aseguró que  el desarrollo extensivo de los frutales en esta parte de la isla caribeña está bien despejado y con una visión  meridiana de qué se necesita en materia de frutas tropicales, para explotar a plena capacidad la industria existente en Contramaestre, única de su tipo en esta parte de Cuba.

Meycis Rodríguez González

Meycis Rodríguez González

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *