Un niño lucha por la vida en Contramaestre

El niño Brayan Ramos Matamoros, pionero del cuarto grado de la Escuela Primaria Saturnino Lora Torres de Pueblo Nuevo, Contramaestre, demostró que lucha por la vida de los seres que le rodean. Lucha por la supervivencia de la flora y la fauna en el entorno en donde reside y porque se cumplan los preceptos de la Tarea Vida, como se denomina al Plan de Estado concebido en Cuba para mitigar las consecuencias del cambio climático.

Ramos Matamoros diseñó un juego didáctico con recursos muy baratos y de fácil asequibilidad. Con él persigue despertar la inquietud en niños y jóvenes sobre la necesidad de enfrentar las adversidades que amenazan a la naturaleza, la ecología y la propia raza humana en la actualidad.

Luego de su elocuente explicación ante los 148 delegados a la 11na. Sesión Ordinaria de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Contramaestre, el avispado niño amplió los detalles de su innovación:

Periodista: ¿Qué te motivó a confeccionar este juego didáctico sobre los daños que recibe la naturaleza que te rodea?

Brayan: “Yo presenté este trabajo de investigación en el evento del Fórum de Ciencia y Técnica de mi escuela Saturnino Lora Torres de Pueblo Nuevo, preocupado por el estado de desertificación que sufre el entorno de la naturaleza y los ríos donde vivo. Además porque conozco que en mi país se trabaja muy fuerte en la Tarea Vida para el cuidado del medio ambiente. Mi objetivo es motivar a estudiantes y maestros a que se preocupen por esta situación, porque aunque no nos damos cuenta, la vida de todos nosotros depende de la naturaleza”.

P: ¿Cómo está diseñado el juego que propones sobre el cuidado del medio ambiente?

B: “Pues, en primer lugar, tomando en cuenta que es objetivo del hombre salvar al universo. Por eso yo diseñé este juego didáctico, elaborado con retazos de papel a color y de otros tipos, cartón, madera y componentes de la naturaleza. El juego consiste en transformar un paisaje deforestado y deshabitado, en uno con forestación y señales de que hay animales habitando dentro de él. A través de preguntas relacionadas con la naturaleza, el alumno que participa tendrá premios si responde correctamente y si no lo hace tendrá penalizaciones.

El juego se desarrolla de la misma forma que un juego de dados. Cada vez que se tira uno de ellos sale un número que se corresponde con una pregunta, cuya respuesta invita a influir positivamente en el medio ambiente que nos rodea”.

P: ¿Y en el caso de que se responda incorrectamente, qué sucede?

B: “Pues se aplican sanciones que consisten en sembrar árboles en la escuela o en el barrio, o tomar medidas de vigilancia para que no se destruya a los animalitos que componen nuestra fauna. El resultado final, tanto por respuestas negativas como positivas, es que se recupere el medio ambiente en cada uno de los espacios donde vivimos”.

Contramaestre
Pioneros de Contramaestre muestran sus deseos de una naturaleza sana

Brayan Ramos Matamoros obtuvo Premio Relevante en el Fórum de Ciencia y Técnica de la escuela donde estudia en el municipio de Contramaestre. Desde su corta edad, aspira a que muchos de sus conciudadanos se conviertan en agentes activos del cuidado del medio ambiente, a partir del juego didáctico que diseñó.

Datos avalados por estudios de la Academia de Ciencias de Cuba, ratifican que el clima de la Isla es cada vez cálido y los eventos meteorológicos más agresivos, a causa de la acción negativa del hombre sobre la propia naturaleza.

Precisamente la Tarea Vida se sustenta en la acción del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la República de Cuba para preservar la naturaleza y anticiparse a los posibles daños que el propio hombre le causa.

Angel del Toro Fonseca

Angel del Toro Fonseca

Jefe de la redacción digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *