Tierras montañosas convertidas en Frente Guerrillero

Una extensión de tierras montañosas ensombrecidas por analfabetismo y pobreza eran los poblados de la sierra antes de la llegada de los rebeldes. Un día de 1958 llegó un mulato habanero de profundo pensamiento revolucionario con un grupo de hombres corajudos que llevaban sobre sus hombros la misión de crear un frente guerrillero que cerrara el cerco del enemigo a la provincia de Santiago de Cuba.

Era Juan José Almeida Bosque con 55 hombres y dos mujeres; luego de salir de Puerto Arturo se unieron a los haitianos de la zona conocida como La Lata quienes le dieron casa, comida y abrigo y fundaron el 6 de marzo de ese año el Tercer Frente Guerrillero, al cual nombraron Mario Muñoz Monroy en homenaje al médico matancero caído en el Asalto al Cuartel Moncada.

De ahí en adelante cambió la historia de aquellos parajes montunos. De inmediato se instaló un hospital de campaña, así como una planta de radio. Relata la historia que bajo el mando de Juan Almeida su columna guerrillera desarrolló 74 combates contra soldados batistianos, siete batallas y diez tomas de pueblos y cuarteles. Además se estableció una estructura administrativa, se levantaron otros cuatro hospitales y más de 70 escuelas, entre otros beneficios.

Su primer combate fue contra la guarnición e instalaciones de la refinería de petróleo TEXACO, asimismo enfrentaron la Operación Plan FF (Fin de Fidel), toda una monumental fuerza militar batistiana, incluyendo la aviación.

Coraje, fuerza y tesón demostraron los integrantes del Tercer Frente guerrillero. Al decir del propio Comandante Almeida, el Tercer Frente cumplió con honor la misión que le asignó Fidel y fue uno de los puntales de la victoria definitiva del pueblo cubano.

Al triunfar la Revolución se llamó municipio Tercer Frente Oriental Dr. Mario Muñoz Monroy y tuvo a Juan Almeida Bosque como su Comandante histórico; un hombre que sintió suyo esta parte del país. Comenzó a visibilizarse su gente, sus esperanzas, su quehacer. Además de voz y voto el pueblo tuvo los mismos derechos que los territorios urbanos.

Al cabo de 62 años de aquella épica creación, es el municipio de Cuba mayor productor de café, ostenta favorables indicadores de salud, educación, cultura y deporte; junto a sus dirigentes se trabaja por elevar el grado de satisfacción y bienestar de los hombres y mujeres que habitan ese pedazo de serranía que cada 6 de marzo recuerda las raíces de su surgimiento desde convicciones patrióticas y pensamiento transformador.

 

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *