Ser un guajiro cubano auténtico

¡Yo también soy guajiro!, y, ¡qué orgullo siento de serlo! Nací por allá, por un pequeño caserío entre Baguí, Resbaloso y el Rincón de Resbaloso; nombre exacto no tenía, que yo recuerde, pero era lindo. ¡Qué vecinos aquellos!

Éramos una linda familia de Guajiros Cubanos Auténticos,  donde se comenzaba una fiesta el 24 de diciembre y se terminaba el 6 de enero. Aquella guitarra de Kilén y sus hijos ponía a bailar auténtica música campesina. Leer más aquí:  Ser guajiro empedernido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *