Salud para el pueblo y economía aparejados

La batalla para garantizar la salud del pueblo y las tareas de la zafra azucarera, unidas a la producción intensiva de alimentos fueron definidas como prioridades del actual momento en Contramaestre.
En sesión ordinaria, el Consejo de Defensa Municipal en este territorio del Oriente de Cuba, impartió indicaciones precisas para sostener las medidas que garantizan la salud del pueblo en medio de la nefasta influencia del nuevo coronavirus en la mayor de las Antillas.
Al mismo tiempo, definió que no se podían descuidar las obligaciones del territorio de Contramaestre durante la presente zafra azucarera, y estabilizar el aporte de toda la caña de azúcar posible a la industria del central Dos Ríos de Palma Soriano, una de las pocas fábricas que opera en la provincia de Santiago de Cuba actualmente.

caña-de-azucar-contramaestre
Caña de azúcar de Contramaestre con destino al central Dos Ríos
dirigentes-contramaestre-chequean-zafra
Dirigentes de Contramaestre chequean las tareas de la zafra azucarera

En el actual entramado de complejidades económicas en las que se sumerge el mundo a consecuencia de la pandemia de la COVID – 19, Cuba ve extremadamente limitadas sus posibilidades de comercio con el resto del mundo, ya sea por el cierre de fronteras o por políticas protección que adopta cada nación en la actual coyuntura.
Lo mismo sucede con la tarea de la producción de alimentos, tomando en consideración que el estado cubano ha planificado en el presente año, 21 mil millones de pesos para este fin, en medio de un férreo bloqueo comercial y financiero por parte del gobierno de los Estados Unidos.Al respecto, autoridades del Consejo de Defensa Municipal de Contramaestre indicaron acelerar las tareas de roturación de tierras en las fértiles zonas agrícolas de Bungo – La Venta, con vistas a las siembras de viandas de ciclo corto de cosechas.

produccion-alimentos-para-el-pueblo
Siembra de alimentos para el pueblo

Indicadores actuales de la FAO, que mide las variaciones mensuales para una canasta de cereales, oleaginosas, productos lácteos, carnes y azúcar, pronostican cambios bruscos y desventajosos de los precios, en correspondencia con los procesos de oferta y demanda y las perspectivas económicas de los estados, que se ven cada vez más deterioradas.
De ahí que la obligación de los cubanos se debe concentrar en cumplir las medidas de prevención establecidas contra la COVID-19 y en segundo lugar casi de forma pareja, asegurar el abastecimiento de caña a la industria azucarera y hacer producir la tierra de manera acelerada.
Se trata de estrategias para asegurar la vida en el presente y el futuro de Cuba.

Angel del Toro Fonseca

Angel del Toro Fonseca

Jefe de la redacción digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *