Rolando Ayud inspira a la juventud actual

Borrar los vestigios de la tiranía de Fulgencio Batista fue motivo de inspiración de una parte de la juventud cubana. Tantos, en toda Cuba, no podían estar equivocados. Aquel sistema no respondía a las necesidades de los jóvenes y el camino a seguir estaba claro: la lucha armada.

Pero fue sin armas como llegó a las montañas Rolando Ayud Elías (el Morito), para unirse al Ejército Rebelde, por lo que debió regresar y conseguirlas. Luego se sumó a los combatientes del Tercer Frente Guerrillero Dr. Mario Muñoz Monroy, bajo las órdenes del Comandante Juan Almeida Bosque. Allí participa en acciones bélicas en las zonas de El Cobre, La Anita, Dos Palmas y en sabotajes a lo largo de la carretera central.

El cumplimiento de una de sus más arriesgadas actividades combativas marcó el fin de su corta trayectoria revolucionaria. El 13 de noviembre de 1958 a plena mañana todo parecía normal. Tenía la misión de enfrentar a unos soldados que se abastecían de agua en las afueras del poblado todos los días. Como estos no aparecieron, junto a seis combatientes, abrió fuego al aire desde el céntrico parque de Maffo y gritaron vivas al Comandante Fidel Castro.

Tras aquella acción suicida, que no tuvo respuesta de las patrullas del régimen, el Morito se dirigió a comprar unos caramelos. Por las inmediaciones de Blanquizal un confidente del Ejército Batistiano lo delata y es sorprendido en emboscada con una bala en la frente.

La muerte se llevaba al joven alegre e inteligente de solo 21 años de edad. Al décimo de doce hermanos que el propio sistema obligó a trabajar con tan solo 13 años. A Aquel muchacho descendiente de emigrantes árabes, amante del baile y de los deportes, especialmente del béisbol.

El aprendiz de barbero, trabajador del comercio. No le importó dejar la vida por irse a la lucha a cambiar lo que creía injusto, las desigualdades, el abuso, la extrema pobreza, la insalubridad, el trabajo infantil, realidades vergonzosas de aquella época.

Este 19 de abril, fecha en que cumpliera 82 años de edad el Morito se recuerda como un joven decidido. Su ejemplo inspira a la juventud actual a preservar un sistema completamente diferente, fruto, también, de su sacrificio.

 

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *