Razones para este 2 de septiembre

Llegó el 2 de septiembre y a Contramaestre le despertaron razones para amanecer feliz. Con la convicción de que no hay mayor tesoro que la educación de sus hijos, las escuelas del municipio reabrieron sus aulas para preparar hombres y mujeres más libres y cultos.

Pasos indetenibles distinguieron calles y avenidas vestidas de uniformes escolares. Mochilas en hombros acompañaron a esos rostros felices. En cada plaza estudiantil aguardó José Martí en espera de sus discípulos.

El brillo inapagable del sol se afianzó para hacer valer la convicción de que pese a las dificultades nunca faltará el aula, la pizarra y el cuaderno. Ese brillo reafirmó que solo el conocimiento sostiene una obra soñada por Martí y construida por Fidel.

Este 2 de septiembre, se abrieron en Contramaestre puertas, ventanas, libros y libretas tras la ilusión de conquistar el futuro. Maestros, alumnos y familias, unidos, volvieron a editar el rencuentro que hace gigante esta Revolución.

Esos hombres y mujeres del mañana tras la cartilla del saber, llegaron a sus escuelas para cultivar la virtud. Esos mismos pupilos reafirmarán desde sus aulas la seguridad de un aprendizaje inclusivo, lleno de fortunas.

Abrazos, besos, anécdotas, risas, algarabía, fueron las imágenes que despiertan la felicidad en cada trinchera del saber.

Esos rostros alegres, uniformados en sus aulas, veneran al Héroe Nacional y a la Bandera de la estrella solitaria. Ellos seguirán demostrando que la educación en Cuba es una de las principales conquistas de la Patria.

Moraima Zulueta Gómez

Moraima Zulueta Gómez

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *