Razones para celebrar el Día de la Juventud

Para celebrar con alegría el Día Internacional de la Juventud, los jóvenes de Contramaestre, como los de toda Cuba, tienen sobradas razones.

Cuando en este 2019 se centra la atención en el Objetivo 4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que plantea “Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos”, el sector juvenil de la Isla se enorgullece de haberlo conquistado desde hace mucho.

Si de garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa se trata, solo en el municipio de Contramaestre existen más de 100 centros escolares de diferentes tipos y niveles de enseñanza. Allí laboran profesionales docentes con amplio prestigio sin distinguir en sus aulas la raza,  el sexo o posibilidad económica.

Para promover oportunidad de aprendizaje a lo largo de la vida, no solo está la opcional continuidad de estudios luego de vencer el 9no grado, sino también el esfuerzo del Ministerio de Educación, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y otras organizaciones para, incluso en etapa vacacional, ofertar diversos cursos y ampliar saberes o aprender oficios.

Este 12 de agosto, fecha que internacionaliza los problemas, necesidades y desafíos de la juventud, los cubanos disfrutan de políticas estatales que les benefician y cuentan con una organización que los representa y planifica para ellos variadas actividades.

Ahí está la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Con millones de retos pero la UJC es dirigida justamente por pinos nuevos, de forma autónoma; y no se limita a atender solo los asuntos de sus militantes sino de todo el universo juvenil.

La Juventud en Fidel, otra razón

Una celebración que se une en la mayor de las Antillas al cumpleaños de su más ferviente defensor, Fidel Castro. El artífice de que hoy los jóvenes tengan voz y voto, y como agentes de cambio que son, tengan protagonismo en la construcción de la actual sociedad cubana. El hombre que creyó que “(…) sobre los hombros de la juventud se pueden depositar grandes tareas”.

A cambio, la población más joven de Cuba solo tiene que mantener valores altruistas, ético y morales. Tiene que preservar los logros de la Revolución Cubana en sectores como la educación, la salud, el deporte, la cultura.

En un contexto mundial marcado por brechas de desigualdad que se sufren sobre todo en la falta de oportunidades para acceder al estudio, los jóvenes cubanos lo hacen de forma gratuita y casi con carácter obligatorio. Se les garantiza además un empleo, y ahora, en días recientes, con el incentivo de un incremento salarial ampliamente reclamado en asambleas y congresos.

La juventud cubana arriba a este acontecimiento como una verdadera fiesta, con sueños y proyectos de vida cada vez más exigentes. Esta fecha sirve además para que tal masa poblacional reflexione en sus desafíos ante la sociedad: ser alegres pero prepararse, no dejarse confundir, incrementar la economía, producir alimentos, prestar servicios de calidad y en definitiva, seguir perfeccionando la obra de generaciones, que es la Patria en que vivimos.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *