Precios turbios corren como aguas del Contramaestre

He pensado, una y otra vez, llevar a la palestra pública el asunto precios, que corre tan turbio como las aguas del Contramaestre cuando se precisa abrir las compuertas del embalse Carlos Manuel de Céspedes.

Incluso lo asocio con el humo de la chimenea del central América Libre. Ese tema, precios, muy llevado y traído por los habitantes de este municipio y con mayor crudeza por quienes acuden a tomar un transporte particular, a ingerir determinados alimentos ante los servicios de no pocos cuentapropias y a las ferias agropecuarias y mercados no estatales, con dolor agudo mayor.

De precios se viene hablando en los últimos tiempos, a partir de las nuevas medidas para superar la actual situación económica como lo refiró nuestro presidente Miguel Díaz Canel. Porque ciertamente limitaciones financieras, materiales, con imusmos, combustibles y materias primas están latentes frente a un férreo bloqueo del que padece Cuba hace casi 60 años.

Es cierto que mayores ofertas en bienes y servicios, generan competitividad, precios estables, satisfacción y calidad de vida… Pero acaso, desabastecimiento puede conducir a tolerar abuso, enriquecimiento indebido, mal trato, irrespeto y hasta ofensas ante reclamos por altos precios y poca calidad del producto o servicio.

Las historias pueden ser disímiles, por lo que no me detendré en dar curso a estas, sin dejar de reconocer que a unos cuantos, incluso oportunistas, solo les interesa aumentar sus arcas y punto.

Será que todos los que le suben los precios a sus ofertas declararan con verdadera justeza la cuantía percibida en dinero?… Me parece que NO; más cuando se dan casos que operan con materias primas no lícitas, independientemente de que Contramaestre no cuenta con un mercado mayorista .

Considero que no puedo, ni debo ser absoluta al referirme a precios abusivos y mala calidad en servicios y ofertas por cuentapropias, mercados no estatales, transporte privado de pasajeros y otros servicios demandados.

Tampoco pretendo herir la sensibilidad ajena, ni mucho menos arremeter contra uno u otro negocio particular; pero si reflexionar en el tema precios, más cuando acaban de entrar en vigor nuevas disposiciones sobre precios y aportes al fisco.

De hecho, bien claro tiene que quedar, que el incremento salarial por el gobierno cubano al sector presupuestado con un respaldo de más de 7 millones de pesos, NO incluye aumentos de precios ni por acopio, cooperativas, trabajadores por cuenta propia, ni otras formas de gestión no estatales.

Es que ninguno de estos actores incluidas las empresas comercializadoras pueden aumentar tasas de margen comercial como tampoco los precios mayoristas de exportación e importación. Es hora ya de que precios no continúen haciendo turbias las aguas del río Contramaestre.

Angelina Ramos Montoya

Angelina Ramos Montoya

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *