Pepín, el amolador de tijeras

Pepín, el amolador de tijeras. Fot. A. Fdez.

Por su manera de conversar aprecio que ha leído mucho, me dice que  “lo hacía en la noche, a la luz de un candil”. Quise saber sus   libros favoritos y la sorpresa me visitó cuando dijo: “las obras completas de José Martí, Un hombre de verdad, Las honradas, Las impuras, Mi tío el empleado y Los miserables de Víctor Hugo”. La curiosidad me hizo preguntarle sobre el destino de sus libros, entonces supe que hace algunos años los donó a la biblioteca del consejo popular América Libre. Para este hombre, que ya anda cerca de los 80 años, la lectura es un acto liberador, desarrolla los pensamientos y ayuda a defender los derechos humanos.  Su universidad son los libros, porque nunca fue a ninguna.

“A mí me dicen Pepín, pero me llamo José Leandro Rodríguez Marín; ni mis nietos saben mi nombre. Aquí en el Congrí todo el mundo me conoce por Pepín, el amolador de tijeras”.
“Dicen los muchachos del Congrí  que la única persona honrada que queda en Cuba es el amolador de tijeras Pepín; me gustaría que me recordaran así. Leer  toda la entrevista a Pepín aquí: Pepín, el amolador de tijeras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *