Necesidad de una cultura jurídica en Cuba

Cuba es un país en torno a un proyecto de nación desde el 1 de enero de 1959. Nos ha faltado cultura jurídica, porque fueron tantos los derechos que la Revolución puso en cada hogar, escuela, centro de salud o barrio que la gente olvidó la necesidad de conocer a fondo cada artículo de la Constitución.

La vida fluía libre, realizada, pero los tiempos cambian. Hombres y mujeres necesitan tener certezas al caminar un mundo nuevo de derechos y deberes, con sus normas concretamente formuladas.

Un país no puede imaginarse sin su Ley de leyes. Andaría ciego, sordo y extraviado. Porque la voluntad individual de los hombres se expresaría en un caos permanente, sin control alguno y eso da lugar a los caudillismos. El fanatismo y esos nacionalismos estrechos que  hacen pensar que una nación no puede tener caminos de progreso, si no está al timón, un hombre o mujer poderosos.

Tener una cultura jurídica expresada en el conocimiento a fondo de la Carta Magna nos hace más libres, porque cada paso que damos, no es errado, sino consciente del destino adonde nos lleva. Es una necesidad que el pueblo humilde entienda eso. En la medida que lo haga, será más libre de una ignorancia donde el tropiezo se interpreta como olvido de los deberes de instituciones y hombres que las conducen.

Cuba vive un momento de tránsito generacional donde los que hicieron la Revolución, entregan un nuevo proyecto de país, expresado en esa Ley Suprema, que aprobamos el 24 de febrero de 2019. Creo, con toda honestidad, que es la más justa de todas, desde Guáimaro hasta hoy.

La gran batalla que nos espera es hacer de cada cubano un constitucionalista apasionado. Capaz de defender un derecho, o un deber, donde otros no ven más que una cotidianidad que no admite cambios.

La Cuba futura será mejor si hacemos de cada hogar, escuela, barrio o institución un estado de derecho donde impere el sentido común, no la prepotencia de hombres y mujeres que creen que pueden estar por encima de la ley o manejarla según sus caprichos.

Arnoldo Fernandez Verdecia

Arnoldo Fernandez Verdecia

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *