Mujeres de Contramaestre, amor y esperanzas

En las mujeres de Contramaestre brota el amor y las esperanzas en estos momentos tan difíciles para toda Cuba. NO importan los peligros de la epidemia de la COVID-19. Es poco lo que pueda tener en sus manos Maritza Álvarez Garlobo, para extender su solidaridad hacia los más necesitados.

Álvarez Garlobo es una trabajadora por cuenta propia de Contramaestre y propietaria del restaurante La Esperanza, ubicado en calle 2, numero 66 entre 17 y 19 del Reparto Patricio Lumumba de esta ciudad del Oriente de Cuba.

Por iniciativa personal, esta trabajadora de la gastronomía ha donado a los ancianos de más bajos ingresos de su comunidad, refrescos, confituras y hasta nasobucos para su protección diaria.

Como Maritza, cientos de mujeres de Contramaestre en las más diversas ramas de la producción y los servicios, apoyan las labores del Consejo de Defensa Municipal y de todo el pueblo para suprimir la contaminación con el nuevo coronavirus que ya cuesta vidas en Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *