Más que orgullo por ser periodista

Nunca había sentido más orgullo por ser periodista que cuando conocí a Jorge Enrique Jérez Belisario. Este joven natural de Camagüey, de 26 años de edad, es un paradigma de superación en muchos sentidos de la vida.

Portador de una parálisis cerebral infantil mixta, Jorgito desanda las calles de Camagüey en sus labores periodísticas, sin complejos ni timidez, al menos, eso advertí. Así fue como lo conocí, en un viaje de paseo por la tierra agramontina.

Enseguida recordé haber escuchado su historia en el Noticiero Nacional de la Televisión Cubana, su entrañable lucha por el regreso de los Cinco Héroes, su amistad con el Líder Fidel Castro y hasta sus resultados como pionero destacado; hecho que le permitió ser delegado a uno de los congresos pioneriles de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM).

Pero tenerlo al frente, saludarlo, fotografiarme con él y hasta verlo haciendo periodismo, fue un verdadero privilegio que me hace dudar si en realidad las limitaciones dependen de una discapacidad física o de la voluntad de los seres humanos.

Amigos cuentan sobre el joven periodista

Y aún más orgullo sentí cuando busqué referencias sobre él y encontré que ya mereció el Premio de Periodismo por la Obra del Año 2019 en Camagüey; que diserta como todo un analista político sobre la actual presidencia de los Estados Unidos; que posee extraordinarias dotes para hacer atractivo sus textos y que demuestra ser un eterno agradecido desde su blog personal JorgitoxCuba.

Los que le conocen me dijeron que siempre da gracias a la Revolución Cubana por darle la vida y por no tener que pagar ni un centavo para sus costosos tratamientos. Agradece por tener la oportunidad de estudiar, trabajar y ser respetado en sus labores en el periódico Adelante de la central provincia.

Mi admiración crece, pues Jorgito rindió tributo a José Martí en la que fuera sede del Partido Revolucionario Cubano en Estados Unidos y disertó en un panel titulado «Preguntas sobre Cuba», donde compartió con el embajador de la isla José Ramón Cabañas, el abogado José Pertierra y otras figuras. También representó a la juventud cubana al integrar la delegación que asistió a la Cumbre de Panamá.

Y si de voluntad y perseverancia se trata, este camagüeyano es el mejor ejemplo. Su discapacidad no constituyó impedimento para subir solo los escalones de su casa, ni para pintar el rostro de Fidel, tampoco para pitchear en el béisbol o aprender a manejar.

Enseñanzas de vida

Alejado del pesimismo y la desesperanza Jorge Enrique Jérez Belisario me inspiró a crecerme ante los conflictos y situaciones que nos depara la vida. De una persona como él, discapacitado físico pero completamente feliz, como ha dicho, es importante aprender a trazarse metas, proyectos y no darse por vencido, así de fácil.

Si además de ser en si mismo una lección de vida, compartimos profesión, siento más que orgullo por ser periodista, en la Cuba que ambos defendemos.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Un comentario en «Más que orgullo por ser periodista»

  • Avatar
    el 16 agosto, 2019 a las 1:53 pm
    Enlace permanente

    Impresionante. Cada día debemos aprender a superarnos…..con ejemplos así, ¡no nos queda de otra!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *