Marlenis Labrada en la eternidad

Quiso el destino que Marlenis Labrada Méndez pasara a la eternidad como una pionera mártir. Nunca la muerte es más triste que cuando le arrebata la vida a un niño; aún más cuando llega de forma extremadamente trágica.

Fue en el accidente aéreo ocurrido el 5 de septiembre de 1967 en Canadá donde perdió la vida esta pequeña natural de San Luis y criada en Baire, pueblo del municipio de Contramaestre.

Por su excelente trayectoria estudiantil había merecido un viaje de estímulo a Bulgaria, ciudad que recorrió, junto a otros destacados pioneros cubanos, por 15 días.

En el retorno hacia la Habana aquel IL-18 fabricado en Rusia pero propiedad de Checoslovaquia, despegó del aeropuerto internacional de Gander, Canadá. Allí habilitó para luego volverse fuego y estallar en un pantano cercano a una línea férrea. Faltaban solo cinco días para que Marlenis Labrada cumpliera sus quince años.

Según cuentan, los hechos pudieron haber sido mucho más graves, pues por el lugar de la estrepitosa caída debía pasar un tren con unos cien pasajeros; si el viento hubiese soplado en dirección contraria, la nave pudo haberse precipatado sobre la ciudad de Gander.

En el siniestro perecieron otras 32 personas, casi la mitad de los pasajeros, entre ellos 8 cubanos y junto a la pequeña Marlenis otros 5 pioneros de la región oriental. Además, viajaba en ese avión el compositor cubano, integrante del grupo Piloto y Vera, Giraldo Piloto, quien al otro día de la estruendosa caída falleció.

Aquella tragedia sumió al pueblo cubano en un profundo dolor y en especial al de Contramaestre. Cientos de personas despidieron a esta joven en la flor de la adolescencia. En su homenaje se le dio nombre al actual Palacio de Pioneros del territorio.

Cada año en el mes de septiembre, la instalación promueve diversas actividades en saludo a su natalicio, el día 10 y su paso a la eternidad. En él participan estudiantes que al escuchar la historia de Marlenis Labrada reconocen en ella a una pionera mártir.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *