La verdadera Ruta Funeraria de Martí Apóstol (El sabio yanqui del Jobo Martí)

Estamos en el Camino real de la Isla de Cuba. A la derecha, la escuela José Martí sobre una pequeña loma; a la izquierda, el “Obelisco” donde está el tronco del Jobo legendario que diera sombra al cadáver de José Martí en la noche del 19 para el 20 de mayo de 1895. Allí, el cuerpo ensangrentado del Apóstol  descansó por varias horas.

Dicen los lugareños que su sangre abona el lugar. Tomamos en nuestras manos pequeñas porciones de tierra sagrada e imaginamos a la columna española bajo la lluvia, en aquellas horas luctuosas para la Cuba insurrecta. Muy cerca, un grupo de hombres conversaban entre nostálgicos y alegres. Vamos a ellos. Saludamos. Un señor moreno, muy alto, dice haber aprendido mucho de Historia de Cuba con aquella gente humilde. Lo creemos un santiaguero más, de esos cubaniches tremendos que creen tener al toro cogido por los cuernos y se burlan de los guajiros por hablar cantando. Grata sorpresa, después de tomar varias imágenes, dice que en Estados Unidos lo llaman Al Marino;  tiene un doctorado, siete bachilleratos y varias maestrías. Habla siete idiomas, diserta en Caló (zincaló), francés, inglés, ruso, alemán, latín y griego. Al Marino razonó sobre el simbolismo del Jobo Martí, ese que millones de cubanos ignoran. Asoman las emociones. Lo entrevistamos porque era todo un suceso encontrar, en campos de la Cuba profunda, a un enciclopedista tan ilustrado, pero además, “revolucionario de conciencia”, no de esos que llevan levita y no tienen conocimientos para juzgar con lucidez la obra de los hombres en cualquier latitud del planeta. Ver video aquí: El sabio yanqui del Jobo Martí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *