Juan Almeida, un Héroe con música en el alma

Aquellos que entre ofensas califican a los Comandantes de la Revolución Cubana como fríos y sanguinarios, desconocen la historia de vida de estos grandes hombres. Basta con adentrarse en la de Juan José Almeida Bosque para descubrir cuánta sensibilidad artística cabe en el corazón de un guerrillero del llano y de la sierra.

Quizás porque nació en el mes del amor, justo el 17 de febrero de 1927, fue privilegiado en los sentimientos más genuinos que puede tener un ser humano; como dijera el Ché, “el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor y es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad”.

Y así fue Juan Almeida, tan bravo para enfrentarse a tiros contra el enemigo y librar diferentes combates en el campo de lucha, como sensible para crear poemas de amor y más de 300 piezas musicales tanto románticas como de la vida cotidiana.

Macho, como le decía la familia, escribía con pasión. Sus textos se convirtieron en referencias sobre la difícil travesía de los revolucionarios hasta conquistar la Revolución. Ahí están obras imperecederas como Atención!, Recuento!, Presidio, Exilio y Desembarco, La Sierra Maestra y Más allá, Por las faldas del Turquino, entre otras.

Al revolucionario asaltante al Cuartel Moncada, al expedicionario del Granma, al hijo adoptivo de Apolinaria Bicet, Zurita, hay que volver en febrero para rememorar su ascenso a Comandante del Ejército Rebelde el propio día 27, donde se le encomienda dirigir el Tercer Frente Guerrillero Dr. Mario Muñoz Monroy.

Cómo dudar de los nobles sentimientos de un mulato que hoy cumpliera 93 años de vida, decidido a luchar por la justicia social, enamorado de las letras, la música y aunque empírico, siempre sensible para el arte en diversas manifestaciones.

Si hay una certeza, esa que en 1985 expresara Roberto Fernández Retamar mientras le entregaban el Premio Casa de las Américas por su obra Contra el Agua y el Viento, donde narra los avatares del Ciclón Flora: ¨Feliz Revolución la que tiene héroes con música en el alma y palabras para conservar y transmitir los combates, los esfuerzos y los sueños¨. Pues sí, se distingue en la vida y obra de Juan Almeida la virtud de amar y de luchar.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *