Jóvenes fabrican módulos para viviendas

Como una prioridad gubernamental de alto impacto figura en Cuba el programa de construcción de viviendas, en el cual se aspira a lograr un vivienda diaria. A la importancia de este programa se suma el llamado a Pensar como País en medio de una situación tensa con la disponibilidad de combustibles. No obstante, los jóvenes que laboran en el sector no se quedan en sus hogares, salen a responderle al país y a su joven presidente.

Así llegan cada día jóvenes trabajadores a la Industria Sideromecánica Pedro Alcides Heredia de Contramaestre; antes reconocida como Fábrica de Bicicletas y que hoy se encarga de producir carpintería de aluminio y zinc galvanizado para la fabricación de viviendas.

Mucho ruido, sudor y grasa es el ambiente que les rodea a los jóvenes que representa Manuel Raúl Martínez, secretario del Comité de Base de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Lleno de orgullo refiere que con la ayuda de los bizoños logran producir 10 módulos de persianas diarios.

jóvenes producen persianas en Contramaestre
Persianas de aluminio lacado es otra de las producciones de estos jóvenes.

Suponiendo que una vivienda consuma un módulo, que consiste en dos persianas dobles, cinco persianas sencillas y una de baño, logramos abastecer al menos una casa diaria y por concepto de persianas no dejaríamos de cumplir la palabra empeñada con el presidente Díaz Canel.”

Para mostrar este resultado Manuel Raúl añade que se han sobrepuesto a la escasez de combustibles para poder llegar a la industria, ya que está distante, extremar las medidas de ahorro energético y doblar turnos de trabajo.

El turno de trabajo que comenzaba a las 7 de la mañana ahora lo iniciamos a las 5 y subimos por nuestros propios medios hasta la industria; pero los jóvenes estamos allí dando nuestro paso al frente”.

Durante los horarios de parada de corriente refiere que ¨en ese horario nos damos a la tarea de revisar las maquinarias y nos dedicamos al ensamble que es un proceso manual.

Como parte de las actividades que realizan como militantes de la UJC estos jóvenes se vinculan con las escuelas primarias de las comunidad y participan en diferentes actividades culturales y deportivas junto a los pequeños.

Aunque el horario y el trabajo son agotadores, nadie tiene miedo, el salario compensa y además, lo importante es ser útil y aportar a la sociedad, concluye el joven.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *