Jóvenes de Contramaestre escalan el Pico Turquino

Cumpliendo un viejo anhelo, 26 jóvenes estudiantes de la Filial de Ciencias Médicas de Contramaestre iniciaron el ascenso a la elevación más alta de Cuba: El Pico Real del Turquino.

La aventura, como digno homenaje al 11no Congreso de la UJC, comenzó el día 26 de abril antes de las 6 de la mañana. A ella se unieron 5 jóvenes trabajadores del zoológico nacional de la Habana, los cuales tenían el mismo objetivo.

Para tal travesía, se prepararon los trajes adecuados, los alimentos necesarios y el imprescindible bordón que los impulsaría cuando llegara el cansancio a las piernas. El mejor aliento del camino, la exótica flora y fauna que se puede disfrutar, así como la temperatura fresca.

La alerta del guía de que nadie podía quedar rezagado, ni abandonar la travesía hizo que ninguno de los muchachos se diera por vencido. Por eso aunque difícil, la voluntad se mantuvo. Había que descubrir lo que estaba al final de los 11 Kilómetros.

Aventura compartida con otros jóvenes a su llegada a Contramaestre

Como es la juventud la edad de los sacrificios desinteresados esa primera experiencia de todos los jóvenes contramaestrenses les permitió, más que el temor por el camino que a veces pareciera no tener fin, disfrutar un viaje sacrificado y peligroso.

El Paso del Cadete, el de las Angustias, el Pico Cuba, cada uno con leyendas, propiciaron la reflexión sobre todos los capítulos de la historia Patria que acumulan esos estrechos caminos.

Pero valió la pena cuando al filo del mediodía se hizo realidad ante la vista de todos el busto del  Apóstol José Martí, subido por un grupo de martianos, justo el 21 de mayo de 1953, entre ellos Celia Sánchez Manduley.

Entonces, se fotografiaron junto al monumento a Martí y a la bandera de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Orgullosos de su hazaña, así registraron un momento único, de puro amor. También contemplaron el hermoso paisaje, las nubes en sus rostros, el clima y los farallones.

Comenzaba la parte más difícil para la mayoría, descender. Sin embargo, al llegar hasta el punto de inicio, les quedaba la satisfacción de haber cumplido el viejo anhelo. El regocijo de haber ganado nuevos amigos, fortalecido valores como la solidaridad y poder demostrar a cualquiera que lograron vencer los 1974 metros sobre el nivel del mar, de estas históricas montañas santiagueras.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Un comentario en «Jóvenes de Contramaestre escalan el Pico Turquino»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *