Honduras y Contramaestre hermanados en la espiritualidad

Embajador de Honduras en Cuba coloca oído en tierra, en Remanganaguas, para escuchar el corazón de José Martí.

Contramaestre es un pueblo joven en la geografía oriental de la isla de Cuba, algunos lo consideran espacio favorable para desarrollar la agricultura y la ganadería; sin embargo otros lo valoran diferente, porque tiene algo muy especial que atrajo al embajador de un país centroamericano este domingo 1 de julio: sus artistas e intelectuales.

El jefe de la misión diplomática de Honduras, Señor Andres Pavon Murillo, llegó este domingo a Contramaestre a las nueve de la mañana. Me lo encontré frente al Parque Infantil José Martí, junto al poeta Jorge Labañino Legrá y el locutor de radio, Alfredo Ballesteros. Allí vino el estrechón de manos, las presentaciones de rigor y enseguida supe que tenía ante mí a un hombre muy observador y generoso. Ya me conocía por Facebook y enseguida me habló del hombre de la cruz y la Bandera cubana, lo supo por mí muro en la red social más usada por los jóvenes de la isla; incluso se lo encontró en la Carretera Central de Cuba y pensó en mí. Luego me invitó a un café, lo rechacé porque no estaba en el protocolo incluido.

Nos reencontramos media hora más tarde en el Parque Jesús Rabí, donde fue acompañado por la vanguardia artística e intelectual de Contramaestre, a rendirle homenaje a Mariana Grajales, la Madre de todos los cubanos.

Minutos después, me correspondió hacer uso de la palabra. En una especie de oratoria social hablé del surgimiento de Contramaestre, de cuando se convirtió en ciudad, del parque Jesús Rabí, de la Glorieta hecha por suscripción popular para que la Banda del maestro Miguel Milanés estrenara el Himno a Contramaestre el 24 de diciembre de 1952. Se interesó por la huella de Fidel Castro, Carlos Manuel de Céspedes y José Martí en el territorio. Aporté detalles inéditos sobre estas figuras que lo ayudaron a entender mejor el pueblo donde estaba.

A continuación nos fuimos a las principales obras realizadas por los artistas de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) entre 2012-2014, la Bota cañera, el Mural ubicado en la pared del Estanquillo de periódicos y revistas, La Carreta. En cada uno, Alfredo Ballesteros aportó elementos valiosos al Embajador, para entender la contribución de la AHS al cambio de imagen de la ciudad.

Cerca del mediodía partimos al Cementerio de Remanganaguas, orgullo de todos los que aman y sienten por la obra de José Martí. Monumento nacional desde 2003, está ubicado de occidente a oriente, en la parte derecha de la Carretera central, a unos 25 minutos de la ciudad en automóvil.

Ya en el lugar, Andrés Pavon Murillo, reverenció al Apóstol y escuchó con profunda admiración mis palabras sobre los días del más universal allí, en el barrio, las 76 horas en una fosa común, los casi cinco días vinculados a Remanganaguas. Supo con interés de las familias oriundas que vieron el cadáver y transmitieron un conjunto de representaciones de ese momento crucial.

Hablé también del latinoamericanismo martiano y lo convoqué a poner el oído en tierra para que sintiera el corazón de Cuba bajo un centenario algarrobo; Pavon Murillo, a pesar de su guayabera blanca, no dudó un momento en hacerlo y es el primero de los diplomáticos, fuera de fronteras, que asume como algo importante seguir este ritual de profundo amor patrio. Por eso habló de la Ruta del corazón del 18 al 20 de mayo y de su empeño en hacerla todos los años. La ocasión fue propicia para entregarle el DVD: “Remanganaguas: La verdadera Ruta Funeraria”, que acogió con mucho fervor.

En la tarde, compartió por más de tres horas, -peña “Nombrar las cosas”-, con la vanguardia artística y literaria de Contramaestre, habló de su última novela, «Recuerdos que silban y cantan en alas de Mariposas», de la edición cubana de la misma; del Máximo Gómez que llevó el banano a su tierra, del Antonio Maceo que introdujo el cacao; consideró esos hitos, como fundacionales, porque gracias a aquellos empeños, quizás fracasados, hoy su país es un exportador de alcance global de cacao y banano.

Quizás para muchos, entre los que me incluyo, la visita del Embajador de Honduras, señor Andres Pavon Murillo a Contramaestre, era algo casi imposible, pero de algo si me convencí, no vino por los cultivos, ni la ganadería, ni el fomento del cítrico, el café, azúcar; vino a compartir con personas que cultivan el arte y el pensamiento, como formas supremas de la cultura de un pueblo. Video resumen de la visita, en el siguiente enlace: Visita Contramaestre, Embajador de Honduras en Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *