Flora sabe de todo un poco

Florita

 

Flora Preval Rodríguez es una cubana que reside en la ciudad de Contramaestre y que parece tener la virtud de saber de todo un poco. De voz pausada y con singular verbo para disertar de los más variados temas, demuestra ser apasionada del conocimiento de la historia, la música, y el arte en sus diversas manifestaciones, y es que todo parece ser consecuencia de que le tocó crecer de cerca en un seductor ambiente familiar.

A Florita, apodada así por su vecindario en calle 11 del reparto Rodolfo Rodríguez de Contramaestre, el bien ganado título de Licenciada en Filología le queda como su propia altura corporal. Sabe de lo que significa compartir el pan, acudir a socorrer a alguien, aconsejar y hasta enseñar a hacer un buen dulce.

Preval Rodríguez no le teme a la soledad, por naturaleza personal y por estar segura de sí cuando aclama: “me siento verdaderamente realizada en mi Cuba por las posibilidades de ser regocijada en igualdad de derechos y no ser discriminada”.

De admirar es su fortaleza, ante cualquier desafío que impone la vida, ya sea por la edad o por su estado de salud, y es porque Florita sabe de todo un poco. Su mejor experiencia está acompañada por lo positivo de su pensamiento, aun cuando persiste en la evocación sus queridos padres: Edelmira y Justo.

Nada más bello que la vida misma”, aclama Flora Preval, y no se detiene en el discurso sin espacio de tiempo, quizás recordando sus años como metodóloga en la especialidad de biblioteca o como trabajadora del sistema de Casas de Cultura de Contramaestre, sector al que dedicó 30 años de servicio.

Ahora, su patio la atrapa y le depara dos calabazas aportadas por esa planta trepadora, como para dar más altura a esta mujer que sabe de todo un poco.

Angelina Ramos Montoya

Angelina Ramos Montoya

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *