Fidel Castro, la comandancia de América y Maffo

Fidel Castro,  máximo lider de la Revolución Cubana, sostuvo contactos especiales con las localidades del Central América y Maffo, pertenecientes al municipio de Contramaestre en Santiago de Cuba, las que contemplan  en su historia el mérito de que se desarrollará en ellas una de las últimas batallas decisivas de la guerra de liberación nacional contra la tiranía de Fulgencio  Batista.

Según especialistas en estudios militares de corte histórico, la batalla de Maffo fue una de las más largas de la guerra de liberación, pues duró más de veinte días, del 10 al 30 de diciembre de 1958.

Todavía hoy, no se tienen claro los días exactos, aunque sí los lugares, donde permanecieron los puestos de mando de la comandancia rebelde en ese período, uno de ellos ubicado en la casa de Hildo Rosales Pau, en Cruce de Anacahuita.

Según testimonio de Ana, esposa de Hildo, Fidel  y su estado mayor estuvieron cinco noches en días alternos en el citado cruce; la información la confirma José Quevedo en su libro “El último semestre”.

Otro de los puestos de mando fue ubicado en el denominado hace 60 años Edificio Rodríguez,  desde el cual Castro dio orientaciones precisas sobre el avance y toma de los almacenes pertenecientes al entonces Banco de Fomento Agrícola e Industrial Cubano (BANFAIC). El mismo tenía el control de la Carretera Central y en términos de comunicación, era el lugar estratégico más importante del poblado de Contramaestre.

Un tercer puesto tomó el Edificio Sorribes como enclave esencial; desde allí se orientó al dentista Héctor Oliver,  llevar una misiva al jefe de los sitiados en Maffo,  donde se le comunicó la voluntad de entrevistarse para negociar las condiciones de una posible rendición. Se esperó por el jefe de la tropa, pero nunca asistió a la cita y la batalla se prolongó por 16 días más.

Con las últimas horas del 19 y las primeras del 20 de diciembre, la Comandancia rebelde se estableció en la vivienda del entonces miembro del Movimiento 26 de Julio, Ramón Fong, en el Batey del Central América.

El nuevo puesto de mando tenía numerosas ventajas, retaguardia  en el Central, paso obligado sobre el río Contramaestre;  el control de los puentes del ferrocarril y la Carretera  y protección ante los bombardeos pues los centrales no eran objetos de ataque.

Desde este puesto de mando, Fidel Castro dirigió las últimas operaciones contra el BANFAIC y  dio luz verde a la Operación Santiago. Desde aquí, supo de la huida del tirano Fulgencio Batista.

Arnoldo Fernandez Verdecia

Arnoldo Fernandez Verdecia

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *