Esmidia Rosales, una mujer sin límites

No se puede hablar de la mujer cubana desligada de la organización que desató sus alas y le abrió la puerta a una vida nueva de oportunidades, derechos e igualdad; una organización que la hizo independiente y triunfadora: la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Así lo considera Esmidia Rosales Vega, quien se desempeñó 30 años como oficial de menores, la mayoría de ellos en Contramaestre.

A pesar de ser una mujer jubilada, hace seis años, Rosales Vega continúa activa en la FMC y en la Asociación de Combatientes en Contramaestre; también participa y apoya aquellas que necesiten su ayuda y experiencia en temas tan difíciles como los relacionados con la familia y el trato hacia los menores.

Sheila Gutierrez Licea

Sheila Gutierrez Licea

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *