El vendedor de fósforos

Aquí todos lo conocían por Mangé, el vendedor de fósforos y cigarros; un hombre amado por el pueblo de Contramaestre, a pesar de su bastón, su andar cansado;  sus escasas palabras. Se llamaba Pedro Guibert Ramos y había nacido el 1ro de noviembre de 1915, de estar hoy entre nosotros, andaría en los 102 años de vida.

La primera vez que hablé con Mangé, fue un 29 de Julio de 2011; de por medio un café y una sonrisa agotada. Me dijo que se llamaba Pedro Guibert Ramos. “A mí nadie me conoce por el nombre, todos me dicen Mangé. Tengo 5 hijos, 2 en Palma Soriano y tres en La Habana. Gozo de buena salud. Soy viudo. Hace 35 años vivo sólo y de alquiler en alquiler. Yo soy un cacique en Contramaestre. Aquí todo el mundo me conoce.”
Mientras estuvo vivo, día por día, al ir para el lugar donde trabajo, aquí en Contramaestre, Cuba, pasaba por el área exterior del restaurante de comidas típicas El Trópico. Su imagen venerable me detenía a admirarlo. Sus pregones siempre me provocaban reflexiones profundas sobre la tercera edad: “וֹHay fósforos!. ¡Hay cigarro criollo!. ¡Hay jabas!. Leer y escuchar todo en Hay cigarro criollo, hay fósforos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *