El Moncada y su martianidad comprometida

El 28 de enero de 1953, el Apóstol de la independencia de Cuba, José Martí, cumpliría 100 años de nacimiento. Un falso martiano había tomado el poder en 1952 y había secuestrado la democracia en la isla.

Jóvenes apasionados de la obra de Martí, con antorchas prendidas, marcharon para no dejar morir al Apóstol en el año de su Centenario; a partir de esa fecha, se identificaron como Generación del Centenario del Apóstol. Tenían un líder clave, su nombre: Fidel Castro Ruz.

Había que hacer algo profundo, que conmoviera al pueblo cubano, por eso Fidel Castro y sus compañeros, organizaron un plan, casi perfecto: tomar la fortaleza del Moncada y aprovecharse de los populares Carnavales de Santiago de Cuba, para no despertar las sospechas del Servicio de Inteligencia Militar.

Escuchar audio

Arnoldo Fernandez Verdecia

Arnoldo Fernandez Verdecia

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *