El Moncada de los jóvenes de hoy

El ejemplo del asalto al cuartel Moncada, sigue convocando a los cubanos al combate. Herederos de las tradiciones de lucha de aquellos que no dejaron morir las ideas del Apóstol José Martí en el año de su centenario, son los jóvenes cubanos de hoy.

Esos que a lo largo de 6 décadas han sido primeros en el combate por la continuidad de la Revolución. Los que no han estado del lado más cómodo sino donde el deber les llama.

El escenario impuesto al país por el nuevo coronavirus evidenció que a la altura de este tiempo la juventud acompaña la idea de construir una Cuba con todos y para el bien de todos.

Desde la producción de alimentos, la salud, la protección a los mayores, la batalla económica, se ha constatado la firme respuesta de una masa juvenil que asume los riesgos y logra salir victoriosa de cada contienda.

Durante este tiempo de epidemia no ha faltado la creatividad y el entusiasmo propio de este sector poblacional.

Así lo han demostrado desde sus casas, escuelas, centros de trabajo y en todos sus espacios, en fechas conmemorativas como el Primero de Mayo y otros eventos que debieron variar las tradicionales celebraciones.

Al aniversario 67 de la gesta del Moncada arriban los jóvenes con la satisfacción de haber aportado todo su esfuerzo cuando Cuba atravesaba el más difícil período de la enfermedad.

Hubo quienes dejaron las aulas y se convirtieron en mensajeros; deportistas de alto rendimiento que cuidaron a ancianos solos, jóvenes médicos que partieron a tierras hermanas a brindar ayuda solidaria, los que asumieron tareas en los centros de aislamiento, los que se pusieron botas y camisas de mangas y vencieron al fuerte sol del campo para sembrar alimentos, entre muchos otros ejemplos.

Ahora, como fieles continuadores del legado de Fidel y los revolucionarios que se levantaron en aquella mañana de la Santa Ana en el año 1953, tienen los jóvenes cubanos nuevas misiones.

Esta vez, para enfrentarse a la etapa de recuperación al menguar la Covid-19, conscientes de la necesidad de impulsar la economía y el desarrollo del país, cumpliendo con disciplina las medidas higiénicas para evitar rebrotes de la enfermedad, apoyando la nueva estrategia económico social para salir adelante de esta difícil coyuntura.

Ese constituye el mejor homenaje a la Generación del Centenario. Así debe mantenerse esa disposición que constata que la juventud cubana no falla y que tenía razón el Comandante en Jefe en tener fe eterna en los jóvenes.

Liliana Lorente Matamoros

Liliana Lorente Matamoros

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *