El médico japonés de la Guerrilla del Che Guevara

Algunos le reconocen como el “Samurái” de la guerrilla del Che, otros lo recuerdan por Ernesto, el propio Che Guevara le decía El médico, pero sus padres le nombraron Freddy Maymura Hurtado.
Este descendiente de japonés, nacido en Bolivia en el seno de una familia acomodada, desde muy joven mostró su inquietud con la desigualdad y para revertirlo, regalaba sus ropas a los pobres sin el consentimiento de los padres.
Cuando le tocó decidir su futuro optó por la medicina, quizás como una manera de ayudar a su pueblo boliviano carente de salubridad. Ganarse una beca para estudiar la carrera en Cuba marcó su vida y su familia para siempre que jamás lo volvió a ver. Tenía en ese momento 25 años.
En suelo cubano fue un estudiante avezado cuyas notas le permitieron adelantar materias y graduarse antes de lo previsto. Mientras, escribía a sus padres como le iba en la isla y por sus cartas estos conocieron del triunfo en Playa Girón y los acontecimientos de la Crisis de Octubre.
Pero haber conocido al Che Guevara fue el acontecimiento que volvió inmortal a Freddy Maymura, el único japonés que acompañó al Che en la Guerrilla de Ñancahuazú. Por la semejanza de sus ideales, ambos se abocaron a extender el sueño de una revolución por Bolivia, siendo Freddy el médico de la guerrilla y controlador de los víveres.
El 31 de agosto de 1967 en las aguas del Rio grande, cayó en una emboscada junto a otros compañeros. Maltratado hasta la desfiguración pensando que era cubano, los soldados le dijeron que gritara Viva el Ejército Boliviano y él respondió una mala palabra. Entonces lo golpearon hasta el cansancio, le dispararon en los brazos y luego a matar.
Sus restos estuvieron desaparecidos por largos años. Cuando en 1997 llegaron a Cuba los restos del Che, los de Freddy Maymura, el japonés, el médico, vinieron también y hoy descansan en el Memorial de Santa Clara.
A 50 años de su muerte Bolivia, Cuba y Japón se entremezclan en una página de historia común marcada por el legado de aquel joven guerrillero, inteligente y justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *