El Che vive en los revolucionarios del mundo

Por esos azares de la vida, al fallarle el fusil a Ernesto Che Guevara, quedarse sin balas y prácticamente rodeado por el Ejército de Bolivia, lo hicieron prisionero, temido, pero a la vez admirado.

De la captura se hicieron eco muchos medios del mundo y se dieron cita en Vallegrande para darle cobertura a los días de cautiverio; sin embargo, contra la lógica común alguien dio la orden de silenciarlo, acabar con su cuerpo, quemarlo y regar sus cenizas en la selva.

Por eso todo el mundo venera al Che un 8 de octubre, cuando en realidad, lo asesinaron un día 9; porque los que creyeron borrarían un símbolo, no se dieron cuenta que sus palabras y ejemplo perdurarían en la eternidad; palabras que son fuente de inspiración para el mejoramiento humano y la emancipación de los pueblos.

Foto:  Tomada de Granma.

Arnoldo Fernandez Verdecia

Arnoldo Fernandez Verdecia

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *