El Banco Verde en el Baire de Contramaestre

Celebraciones en el Banco Verde. Fot tomada del archivo del Presidente del Banco Verde.

Las celebraciones del 24 de febrero en Baire son muy conocidas en Cuba, pues forman parte del repertorio espiritual del cubano, una forma de ritualizar el reinicio de las guerras por la independencia a partir de una pelea de gallos. Según los testimoniantes, el baile popular, en el contexto de la fiesta,  comenzaba luego de la entrada de los miembros del Banco Verde, encargado principal de contratar las orquestas que amenizaban el festejo  y confraternizar  con los bailadores de Jiguaní. Estos últimos portaban una antorcha martiana encendida que  se la entregaban a los del Banco, entonces el baile entraba en su apogeo, se comía, se hacían coros, era una semana de fiesta.

Miembros del Banco Verde. Fot tomada del archivo del Presidente del Banco Verde.

Lo integraban quince personas, 13 hombres y 2 mujeres. Tenían por costumbre sentarse todas las noches en el mismo banco, por la cantidad no cabían en el mismo, hecho que se convertía en un juego, pues los primeros en llegar eran los que se sentaban. Su precursor y devenido líder del grupo fue Luis Maceo, que pertenecía a la logia masónica de Jiguaní.

Con el pasar del tiempo la cita en el nombrado Banco se convirtió en lugar de reunión y organización de los festejos por el 24 de febrero. El día anterior se engalanaba el parque, se pintaban los bancos, se acostumbró ha hacerlo de verde.

El 24 de febrero de 1950 se produjo el cambio de Alcalde en Jiguaní, el citado personaje dio la orden de pintar los bancos de amarillo, un hecho que atentaba contra una tradición que ya era costumbre entre la gente de Baire. Los jóvenes que se reunían allí tomaron la decisión de pintarlo de verde. Entre las 12 y 1 de la madrugada pintaron de verde el histórico Banco en el que siempre se sentaban. Al amanecer se formó un alboroto extraordinario, las autoridades investigaron sobre los autores del hecho sin tener información, pues todo el pueblo compartía lo que se había realizado. Entonces el Alcalde decidió pintar todos los bancos de parque de verde.

 

El Banco Verde por la identidad de Baire
Los miembros del grupo decidieron desarrollar obras de jardinería para embellecer el parque en vísperas de 1953, Centenario del Natalicio de José Martí. También surgió la iniciativa de colocar un busto del Apóstol, para ello se recogió dinero y se mandó a hacer el mismo. Llegó la noche del 27 de enero de 1953   y se esperó hasta bien entrada la noche, momento en que se produjo la develación del busto que amaneció erguido ante el pueblo de Baire. Las autoridades no pudieron hacer nada contra los autores. A partir de ese momento comenzó en Baire el culto monumentario a José Martí, devenido ícono de los baireros al decir una frase del Héroe Nacional: “Si México tuvo su Dolores, Cuba tuvo su Baire”.

Presidente del Banco Verde. Foto tomada por el autor de este reportaje.

Otro suceso que funcionó como marcador de identidad fue el relacionado con la decisión de  quitar el juzgado de Baire en 1953, los miembros del Banco Verde alzaron sus voces y se produjo una huelga en defensa de la citada institución en la que salieron victoriosos.

Por iniciativa de los miembros del Banco Verde  se inició la confección y colocación  de los números para identificar las casas de Baire que generalmente eran de madera, otra sencilla forma de construir la identidad cultural del lugar.

También en 1953 se produjo un hecho interesante, no había pintura para los bancos del parque, los miembros del grupo por gestión propia dieron un baile y recogieron dinero. Gracias a su iniciativa lograron pintar cuatro bancos, el alcalde había prometido pintar los demás, promesa que no pudo cumplir.

En 1954 el presidente Fulgencio Batista  dio un recorrido por la región oriental, al pasar por Baire, antes de llegar a la casa del general Rabí, dos de los miembros del Banco Verde levantaron un cartel que decía: “Batista y la escuela donde está”, promesa que había hecho el citado gobernante al visitar la Casa de Veteranos de Baire entre 1936-1940.

Entre 1953-1958 las citas en el Banco Verde se convirtieron en escenario de conspiraciones, pintaban carteles contra el dictador Fulgencio Batista que gobernaba Cuba en esos años con brazo de hierro. Uno de los carteles  decía “Batista buitre sangriento”. Por iniciativa de uno de los miembros, Alexis Purón, se comenzó a editar un pequeño periódico donde se publicaban informaciones culturales, históricas, caricaturas, noticias deportivas. El grupo del Banco Verde llegó a tener hasta un equipo de pelota y uno de voleibol con traje propio.

Al triunfar la Revolución el 1 de enero de 1959, el Banco Verde cesó sus actividades, según las palabras de su Presidente, en entrevista concedida a este autor. Lo cierto es que el Banco Verde fue un espacio donde se articuló una visión de la cultura que funcionó como elemento imprescindible de la identidad del pueblo de Baire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *