Crianza porcina de excelencia en finca San José

Ricardo Liet Vega Portales es un productor que desde hace quince años desarrolla la crianza porcinal en el suroriental municipio de Contramaestre, aunque es graduado de Ingeniero en Telecomunicación y Electrónica y Técnico en Contabilidad y Finanzas.

Dos profesiones que no olvida pero su interés y descendencia campesina hicieron que se aventurara en los caminos agrícolas, en su caso el desarrollo porcino. La finca San José con una extensión de 2.7 hectáreas es una de las propiedades en Contramaestre reconocida por su rendimiento en la porcicultura.

Doscientas toneladas de carne es el plan anual de este productor y de ellas más de 15 se destinan mensualmente al sector del turismo. Logros que a los 43 años de edad de Vega Portales no frenan su voluntad de producir alimentos, en un renglón imprescindible para el país con el que se sustituyen importaciones.

La historia de la finca San José ¨(…) Fue en el año 2008 cuando el General de Ejército Raúl Castro Ruz pidió atender las tierras y hacerlas producir para garantizar la sostenibilidad alimentaria del municipio, provincia y país, decidí venir para la finca, propiedad que estaba prácticamente perdida. Poco a poco le fuimos dando valor de uso hasta obtener lo que hoy por hoy hemos alcanzados (…). Actualmente esta propiedad cuenta con un rebaño de 50 reproductoras y una capacidad de mil cerdos de cebas (…)¨

Al referirse el porcicultor al tipo de raza que desarrolla agregó ¨(…) que por la parte materna se encuentran trabajando con la raza York Land y por la paterna CC21 y Duroc, donde se obtiene un híbrido de muy buena conversión en carne ¨(…)

Ciencia y técnica en funsión de la crianza porcina en Contramaestre
Puercas reproductoras en finca San José en Contramaestre.

Trabajar la crianza porcina desde la ciencia y la técnica

Este productor del oriente de Cuba es uno de los defensores de la ciencia y la técnica. Conocimientos que aplica en el desarrollo de la crianza porcina y que hasta la fecha repercuten en el rendimiento con la entrega de carne.

Desde el año 2012 la finca San José trabaja con el Instituto de Investigaciones Porcinas, ¨(…) gracias a los que laboran allí teníamos la visión de la importancia de utilizar alimentos alternativos como la yuca, la moringa y la sepa del plátano para la alimentación de los cerdos. Opción que ha venido a aliviar un poco la situación que hoy presentamos (…)¨.

Ante la pregunta de cómo mantiene los rendimientos si actualmente los porcicultores transitan por una difícil situación de las materia primas que influye en la elaboración alimento animal debido al bloqueo norteamericano, respondió:

¨(…) Nosotros aquí nos unimos a la variante de la empresa porcina que es miel con NUPROVIN, que no es nada nuevo. Desde el 2012 también veníamos trabajando con esa línea, en ese sentido fui uno de los productores que apliqué estas alternativas. Cada cual le añade elementos como el carbonato, fosfato, entre otros, hasta completar un rico núcleo de proteínas, vitaminas y minerales (…) Lo demás lo complementamos con pequeños niveles de fibras que podemos obtener con el salvado de trigo, la caña, el forraje de plátano burro, de la yuca. Ante la escasez del maíz que también es de importación utilizamos la miel B. Con esa mezcla, subiendo bastante los niveles protéicos estamos logrando hoy en la finca carnes con pocos niveles de grasas.

Según la experiencia de este porcicultor (…) el desarrollo de este renglón depende mucho de la aplicación de la ciencia y la técnica. Hoy para obtener los niveles productivos que espera el país y nuestra población debemos utilizar la genética – aseguró Vega Portales – . Sin genética no hay elevadas producciones ni altos estándares de carnes. Además los productores de cerdos debemos conocer qué requerimientos nutricionales por etapa necesita el animal, la calidad del agua, el manejo. En sentido general el que no domine la ciencia y la técnica en cualquiera de las ramas agropecuarias no obtendrá los rendimientos que estamos necesitando (…).

Proyectos de la finca San José

Actualmente las metas en la crianza porcina están dirigidas a tener 120 puercas reproductoras. Ello respondería al pedido que realizó el primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia de Santiago de Cuba, Lázaro Expósito Canto a la empresa porcina del territorio.

Con esa cifra de animales se alcanzarían las trescientas toneladas de carne al año; así como también se aspira a que cada municipio posea 10 productores líderes en este movimiento; todo esto para cumplir con los cinco kilogramos percápitas con destino a la población que convocó a producir el estado cubano.

Yailin Madrigal Silvera

Yailin Madrigal Silvera

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *