Cayó Maffo en manos rebeldes

La batalla de Maffo fue una de las decisivas en la lucha contra la tiranía de Fulgencio Batista en diciembre de 1958;  por veinte días  se desarrolló el enfrentamiento. El alto mando del Ejército Rebelde intentó todo tipo de persuasión para lograr la rendición de los soldados atrincherados en los almacenes del Banco de Fomento Agrícola e Industrial de Cuba (BANFAIC), pero ninguno logró el efecto esperado.

Durante los días 27 y 29 de diciembre de 1958 se produjeron nuevas entrevistas con el mando batistiano del BANFAIC. Fidel Castro  los conminó a rendirse, pues ya no contaban con una logística para seguir resistiendo, incluso fue preciso al decirle que Palma Soriano se había rendido y de Jiguaní o Bayamo no podían esperar ningún apoyo.

El teniente Antonio Regueira Luaces respondió que aún quedaban recursos  para seguir resistiendo y que la moral de la tropa era elevada; entonces Fidel le dijo: -¿Cuando se te acaben, qué vas hacer?, -Bueno, rendirme; contestó el militar; entonces Fidel molesto ripostó: – No, te suicidas junto con tu tropa-

La discusión entre los dos jefes llegó a tomar tal vuelo que el Comandante Reinaldo Mora, presente allí, desafió a Regueira, a sacar la tropa para pelear a campo raso, tal era la irritación ante aquella inútil resistencia.

El  día 30 de diciembre llegó Raúl Castro con su Estado Mayor,  y junto a Fidel  y sus más cercanos colaboradores, elaboraron un plan final: regarle gasolina al BANFAIC e incendiarlo utilizando el camión bombero de Palma Soriano. La manguera sería trasladada hasta cerca de las naves por una tanqueta blindada para este fin en los talleres del Central América.

El citado plan táctico fue una estocada al corazón de los militares del BANFAIC y puso fin  a una resistencia prolongada. Eran las 5:30 de la tarde del 30 de diciembre de 1958. Caía Maffo, el último reducto de la Carretera Central que abría las puertas para avanzar a Santiago de Cuba.

Arnoldo Fernandez Verdecia

Arnoldo Fernandez Verdecia

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *