Aquilino y el primer acueducto de Contramaestre

A la derecha de este almacén estaba el depósito central del Acueducto de Contramaestre. Fot. A. Fdez.

Los migrantes  llegados a Contramaestre con el inicio del siglo XX, sobre todos los de Galicia, pensaron cómo usar las aguas de su río para beneficio propio; de esa necesidad básica, la entonces Sociedad Garcés-Morín apostó todo para conseguirlo y varios nombres fueron claves: los hermanos Garcés y el señor Aquilino Fernández Rodríguez;  finalmente propietario del Acueducto hasta que fue intervenido por la Revolución el primero de enero de 1959.

Primero compraron un motor para el bombeo desde las mismas aguas del Contramaestre; luego adquirieron varios millares de metros de tubos de acero;  lo más difícil parecía ser cavar sobre la ladera derecha e instalarlo a la sombra de una furnia  que se haría allí; para ello contrataron a unas cuantas personas que se dieron a la tarea y en poco tiempo todo quedó listo.

Entonces  colocaron un enorme depósito en altos con capacidad para más de mil  tanques de agua y desde allí alimentar por gravedad a las casas familiares y a la red de almacenes, tiendas, Aserrío y Fábrica de Hielo de la Sociedad Garcés-Morín. El tanque estaba en lo que es hoy  calle 9 del Reparto Rodolfo Rodríguez.  

El día y mes no se tienen claro en la memoria histórica local;  pero el año sí,  fue en 1920  que se inauguró oficialmente en Contramaestre el citado Acueducto que distribuía agua a gran parte del poblado; y ayudó al desenvolvimiento de la red de comercios  que iban surgiendo a ambos lados de la Avenida Rabí;  pero pronto hubo que hacer ajustes,  porque el servicio no aseguraba la distribución a la cada vez mayor demanda  y en 1926 Aquilino Fernández hizo mejoras en el mismo, al comprar una planta eléctrica que prestó servicios a Contramaestre y Maffo y aseguraba el bombeo para mantener llenó el depósito central que aseguraba la distribución las 24 horas del día.

El primer Acueducto de Contramaestre debe ser recordado como nuestra primera obra hidráulica. Aquilino es clave para entender que siempre la relación con el río ha sido vital para el pueblo y su desarrollo; así que Aquilino Fernández Rodríguez es un símbolo que merece ser reconsiderado en los tiempos actuales con el estudio de su valiosa huella en este lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *