Angelito el boticario

Supe un día de buena tinta,  sobre uno de esos personajes imprescindibles de Contramaestre. Llegó en los pinceles de un artista del Grupo Sirio, con residencia en La Habana, pero natural de Maffo, su alias en el mundo de los pinceles:  Renda.  Me habló de su padre, hombre ejemplar, quizás no tan recordado  hoy, pero que merece un lugar en la memoria local.

Con dolor, me habló del retrato a pastel que hizo del viejo, de la posibilidad de donarlo a una institución pública donde fuera reverenciado por sus aportes a Contramaestre;  pero cuando  hicimos un itinerario mediante la palabra, en todos los casos, nos asaltaba el temor de los posibles descuidos, el extravío del mismo, en fin, esas características tan propias de los pueblos bajo la amnesia de los tiempos, sin preocupaciones por sus ancestros. Leer más en el siguiente enlace: Angelito el boticario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *