Agroforestales tras la protección de los bosques

El 2019 ha sido un año de avance en la actividad agroforestal a favor de la protección de los bosques y del medio ambiente en Contramaestre, municipio suroriental de Cuba donde la agricultura es el renglón que sustenta la economía del territorio.

Las cinco fincas forestales existentes en este municipio están insertadas en la cuenca del río Cauto, el afluente más caudaloso de la Isla. En cada una de las áreas se siembran árboles frutales y policultivos para satisfacer la demanda local a lo que se suma el manejo y conservación de los suelos.

Tamara Rodríguez Suárez, directora de la Unidad Empresarial de Base Contramaestre, perteneciente a la empresa agroforestal Gran Piedra Baconao dijo que en el año que finaliza ha sido intensa la actividad silvícola en las 15 áreas de manejo forestal.

Su objetivo, realizar labores integradas con especies forestales y agrícolas promoviendo el uso racional del suelo y la producción ecológica sostenible.

Cifras que respaldan un accionar

En el 2019 en Contramaestre se reforestaron 114 hectáreas, se realizaron manejos silviculturales a más de 290 hectáreas, se desarrollaron acciones de protección contra incendios en 297 kilómetros y se produjeron 31.9 toneladas de carbón vegetal.

Durante el 2018, en Cuba se fomentaron nuevas áreas de bosques en 26 mil 165,8 hectáreas por los métodos de plantación y manejo de la regeneración natural; de ellas, el 69 por ciento con fines de protección y conservación, refiere el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC).

En esa etapa se pusieron en práctica medidas de protección contra incendios forestales en 41 mil 778, 1 kilómetros. En el 2019 estas actividades formaron parte de la labor diaria de los agroforestales del país con la mirada puesta en la Tarea Vida.

Dentro de las proyecciones hasta el 2030 los agroforestales cubanos y en particular de Contramaestre deberán intensionar la tecnificación de los procesos de la silvicultura; deberán reconocer a los árboles como un componente necesario en los sistemas agropecuarios por sus aportes a la dinámica de los agro-ecosistemas, la protección al suelo y los cultivos, el mejoramiento de las condiciones climáticas y su contribución a la alimentación.

Meycis Rodríguez González

Meycis Rodríguez González

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *